Menú Buscar
Neymar llegando a la Ciutat Esportiva Joan Gamper

La junta de Bartomeu oficializa el varapalo de la marcha de Neymar

El Barça, que se remite a su cláusula, ha pasado de negar su salida a aceptarla en menos de diez días

2 min

Ni dos semanas han pasado desde la ya solemne frase de Jordi Mestre, vicepresidente deportivo del FC Barcelona, asegurando que Neymar se quedaría al “200 %”. Sin tantas revoluciones, y en menos de diez días, el futbolista brasileño ha regateado a su merced los intentos de la directiva por retenerle y ha puesto rumbo a París en busca del contrato del siglo.

En el recuerdo ya figuran la contundencia con la que Josep Maria Bartomeu pronunciaba aquello de “Neymar no se vende” o la postura de Josep Vives, portavoz de la junta, cuando manifestó hace apenas tres semanas que desde el Barça “estaban muy tranquilos” con el brasileño. Frases propias de una gestión mediocre que ha acabado con el peor de los finales para los seguidores azulgranas.

La totalidad de la cláusula

En un escueto comunicado, el club azulgrana ha admitido la voluntad de marcharse de Neymar y se ha limitado a asegurar que su salida tan solo se producirá tras el pago total de la cláusula que asciende a los 222 millones de euros.

En el adiós del que era el emblema de la actual directiva, su fichaje fue presentado con tintes épicos por arrebatárselo al Real Madrid, ni el “se queda” de Piqué a modo de presión ni el hecho de jugar al lado de Leo Messi y Luis Suárez han servido para frenar un adiós que deja al Barça sin las jugadas del brasileño pero con el todavía vigente problema judicial.

En definitiva, más problemas para una directiva en estado crítico por los discretos resultados deportivos y los procesos judiciales que tanto están dañando a la institución.