Menú Buscar
Aleix Vidal en un lance del encuentro en Lleida / FCB

El Barça se alza con una Supercopa catalana en declive

Los azulgranas se imponen en la tanda de penaltis a un Espanyol que mereció más premio (0-0)

4 min

Resultó ser tan extraña la Supercopa de Cataluña que hasta en la tanda de penaltis donde debía decidirse el campeón surgieron las risas. Con un Yerry Mina desatado, el colombiano se animó tras anotar su lanzamiento y realizó, por primera vez como azulgrana, su conocido como baile del salsa choke. Con Ernesto Valverde intentando disimular su sonrisa en el momento crucial del encuentro ante el RCD Espanyol, el Barça se proclamó campeón de la tercera edición de una Supercopa de Cataluña que pide a gritos un cambio si quiere ganarse de nuevo el respeto que en su día tuvo la Copa Cataluña (0-0, 4-2 en penaltis).

Con los menos habituales en ambos bandos, el último derbi catalán estuvo muy lejos de ser algo más que un mero encuentro de preparación para afrontar los retos ligueros de este fin de semana. Más cercano a una pachanga propia del período estival, Barça y Espanyol lucharon por un torneo que ha dejado de atraer a clubes y aficionados.

Tan alejada se encuentra la competición de la realidad que, lejos de ser un reclamo para televisiones y marcas, el partido disputado en el Camp d'Esports de Lleida adquirió todos los tintes de un amistoso de verano e incluso se pudo seguir en directo a través del propio Twitter del club azulgrana en una retransmisión al más puro estilo americano con pequeñas píldoras instantáneas de las acciones más destacadas del choque.

Con un Espanyol que fue superior en buena parte del encuentro y que contó con las mejores oportunidades para llevarse el título, la falta de acierto de los blanquiazules acabó propiciando una tanda de penalti donde los azulgranas no erraron y se alzaron con su segunda Supercopa de Cataluña.

Jurado guía al Espanyol 

Con los espectadores todavía ocupando sus butacas en el Camp d'Esports de Lleida, 46 segundos fueron los que necesitó el Barça para disponer de la primera ocasión del partido. Paco Alcácer, en un mano a mano con Pau López, erró la que fue la llegada más clara de un conjunto azulgrana que vio como jugadores como Dembelé, André Gomes o Denis Suárez, que tuvo que retirarse antes del descanso con una lesión muscular en el aductor de la pierna izquierda, desaprovecharon la enésima oportunidad de ganarse la confianza de un Ernesto Valverde que, visto lo visto, difícilmente modificará su once tipo.

Con un equipo titular con la presencia de ocho futbolistas del primer equipo, solo Aleñà, Palencia y Cuenca tuvieron un hueco de inicio, los azulgranas se toparon ante el buen hacer de un Espanyol que fue superior de la mano de un excelso Jurado, cosas del fútbol fue quien acabó errando el último penalti, y que tuvo en las botas de Piatti las mejores ocasiones para llevarse el último derbi catalán de la temporada que, entre risas y bailes, acabó cayendo a favor del equipo culé.