Menú Buscar
Leo Messi se dispone a lanzar una falta / EFE

El Camp Nou no admite sorpresas

El Barça remonta el tanto inicial del Alavés y mantiene su fiabilidad en casa (2-1)

5 min

Ganar esta temporada al Barça ha adquirido tintes de gesta. Más de que lo es habitual. Si se trata de hacerlo en el Camp Nou el triunfo pasa a ser una hazaña. En definitiva, una epopeya que por ahora ningún equipo ha conseguido. Lo intentó un remozado Alavés siendo, junto a la UD Las Palmas, el único conjunto que ha podido dejar a los de Ernesto Valverde a cero en el estadio azulgrana durante los primeros 45 minutos pero fue un espejismo. Sin la fluidez de otros días pero saliendo al rescate con la voracidad de Suárez y el talento de Messi, el conjunto del ‘Txingurri’ sacó adelante un partido que se complicó por momentos (2-1).

En una noche donde en los alrededores del Camp Nou solo se hacía alusión a Coutinho, por primera vez titular con la camiseta azulgrana, lo cierto es que Ernesto Valverde optó por introducir rotaciones visto un calendario que no da respiro y en el que aparecen las semifinales de Copa del Rey ante el Valencia. Apostando por un 4-4-2 con Iniesta y el brasileño de interiores, la entrada de Semedo, Digne y el doble pivote Paulinho-Rakitic no dio resultados. Con el ex del Guangzhou Evergrande incómodo en un rol al que no se adapta, demostrando que todavía no entiende el juego posicional, los azulgranas les faltó profundidad y las aisladas acciones de Messi no bastaron en un primer acto gris.

Luis Suárez en un mano a mano ante el guardameta del Alavés

Luis Suárez en un mano a mano ante Pacheco / EFE

Sin fluidez en ataque y dando síntomas de cierto desajuste defensivo, novedad en el conjunto de Valverde, el Barça se fue a la búsqueda de un gol y se encontró por debajo en el marcador. Una pérdida de Messi se convirtió en el inicio de una contra que culminó Guidetti de forma poco ortodoxa (0-1, 23’) y que permitió a los suyos vivir de la renta prácticamente 75 minutos. Los que tardó el equipo azulgrana en decir basta en un Camp Nou donde los 90 minutos pueden hacerse eternos para el equipo que va por delante en el marcador.

Otro exazulgrana al mando

Como hiciera otra ex de la casa como Juan Carlos Unzué en su visita liguera con el Celta, el ‘Pitu’ Abelardo estuvo muy cerca de hacer saltar la banca en el que fue su estadio. Con un Alavés que desde su llegada ha empezado a creer en la salvación, los de Vitoria han obtenido 13 puntos de los últimos 21 de la mano del asturiano, el técnico de Gijón basó en la sobriedad defensiva y las rápidas transiciones su apuesta por convertirse en el segundo equipo que logra puntuar en el Camp Nou.

10 partidos ligueros después, 16 en el cómputo total si se cuentan los tres de Copa del Rey y sendos de Champions League, solo el Celta ha sido capaz de sumar un punto en un estadio que no admite sorpresas. Y no las admite por la tenacidad de un equipo que solo acepta acabar los duelos con los tres puntos y que este domingo rubricó su resiliencia aumentando una jornada más su imbatibilidad en un campeonato de Liga que por ahora no tolera discusiones por la primera plaza.

Wakaso frente a Luis Suárez en un lance del partido

Wakaso frente a Luis Suárez en un lance del partido / EFE

Volviendo al origen y poniendo en liza la importancia de los laterales en este Barça, Valverde introdujo en la segunda mitad de una tacada a Sergi Roberto y Jordi Alba para acabar maniatando a un Alavés que sobrevivió como pudo hasta que Luis Suárez (72'), tras la asistencia de un magistral Andrés Iniesta, y Leo Messi (83’), con un libre directo impecable, decidieron aplazar el asalto dejando que la sorpresa en el Camp Nou quedase para otro día.