Menú Buscar
Una imagen de archivo de Florentino Pérez durante la rueda de prensa de Zinedine Zidane / EFE

El banquillo del Real Madrid acumula 'calabazas'

El conjunto blanco sigue sondeando el mercado en busca de un técnico que no llega

5 min

Con lo solicitados que están los banquillos en el período estival y en el Real Madrid no dejan de recibir calabazas en la búsqueda por encontrar el inquilino del suyo. Cuando la estabilidad reinaba en el Santiago Bernabéu, de forma inédita en la última década, una sorprendente e inteligente decisión de Zinedine Zidane logró tambalear los cimientos más sólidos de un club que ha dejado de lado su caza de estrellas para centrar las energías en la contratación de un técnico que lidere el remozado proyecto blanco.

Con Cristiano Ronaldo reflexionando a su manera en Portugal sobre dónde marcará goles la próxima campaña, con Gareth Bale dándose un respiro a la espera de tomar una decisión y con una plantilla que pide a gritos una mejora, por más que la conquista de la tercera Champions League consecutiva haya podido esconder las carencias del equipo, Florentino Pérez anda arriba y abajo tachando nombres de su agenda a medida que los distintos técnicos seleccionados van rechazando la propuesta de dirigir al Real Madrid.

El futuro de Cristiano es otra de las dudas que tiene el Real Madrid

El futuro de Cristiano es otra de las dudas que tiene el Real Madrid / EFE

Con Mauricio Pochettino en una compleja situación contractual en Londres, aunque su nombre no está descartado con un Daniel Levy que suele mostrarse impasible cuando uno de los suyos tiene ofertas o incluso pide salir, en la lista de técnicos sondeados por la dirección deportiva blanca predominan los 'no'. Massimiliano Allegri, Julian Nagelsmann e incluso Jürgen Klopp serían algunos de los elegidos que han descartado la opción de aterrizar en el Bernabéu según los distintos diarios que siguen el día a día de la actualidad madridista.  

¿Qué ocurre?

Aunque negar que entrenar al vigente campeón de Europa es un privilegio sería una sandez, con una plantilla en la que figuran futbolistas como Benzema, Modric, Kross, Isco o Asensio, sin olvidar a Cristiano, Bale o Varane, lo cierto es que el actual contexto dificulta la decisión de cualquier técnico de primer nivel que cuenta con el cargo asegurado allá donde está. Cambiarlo todo por liderar el proyecto madridista no resulta tan factible.

Con la obligación de mantener la hegemonía en el viejo continente, que tengas marcado como objetivo primordial volver a conquistar la Champions League es un hecho que suele acarrear hecatombes a la primera de cambio y más en un contexto donde todos los grandes tienen entre ceja y ceja acabar con el idilio madridista en Europa, el reto del nuevo inquilino del Santiago Bernabéu también será hacerse con el hasta ahora olvidado campeonato de Liga. Otro quehacer a cumplir ante un Barça que, salvo sorpresa, aumentará todavía más su potencial con la llegada de Antoine Griezmann.

Messi y Cristiano Ronaldo durante el último Clásico / EFE

Messi y Cristiano Ronaldo durante el último Clásico / EFE 

Finalizar el campeonato en tercera posición, por detrás de Atlético de Madrid, a 17 puntos del conjunto de Ernesto Valverde no le pasó factura a Zinedine Zidane de pura chiripa. Esa eventualidad ya puede ir olvidándola el futuro entrenador madridista. El margen para el desastre, incluida la Copa del Rey, está agotado y la exigencia será máxima. Está vez sí. Está vez de verdad.

Con el Mundial de por medio, una circunstancia que suele marcar el inicio de temporada así como cualquier negociación durante el mercado estival, con renovaciones pendientes de futbolistas tan trascendentales como Cristiano o Bale --más alguna que pueda surgir derivada de la llegada del nuevo entrenador y de lo que ocurra en Rusia-- junto a la necesidad de encontrar piezas lejos del Bernabéu en un período de fichajes cada vez más complejo donde las necesidades acaban propiciando verdaderos dispendios, ocupar el banquillo del Real Madrid se ha convertido en un repto no apto para cualquiera.