Menú Buscar
Dembelé durante un encuentro con el Borussia

Así juega Ousmane Dembelé, el fichaje más caro de la historia del Barça

El extremo francés de 20 años deberá demostrar su potencial tras haber estado tan solo dos temporadas en la élite

5 min

Dos años después de ascender del filial del Rennes hasta el primer equipo, Ousmane Dembelé ya tiene un valor de 105 millones de euros sin contar los 40 millones que pueden sumarse en forma de variables. Con tan solo 20 años recién cumplidos y dos temporada en el fútbol de élite, el francés ya es el fichaje más caro de la historia del Barça y el segundo del fútbol mundial. Palabras mayores para una de las mayores promesas del panorama actual, un jugador distinto que aterriza en una plaza inmejorable como es el Camp Nou para consagrarse como una referencia mundial.

Tras destacar en el ALM Évreux, en el barrio de la Madeleine, Dembelé se incorporó al Rennes donde fue avanzando en su fútbol base hasta destacar en la 13-14 con el filial del club francés. Rebelde con causa, algo díscolo según los que le conocen, en su corta trayectoria futbolística el extremo ya ha protagonizado dos conflictos en sus dos últimos clubes donde ha demostrado un caracter que deberá saber gestionar en su nuevo reto futbolístico en Barcelona.

En la 15-16, cuando supo del interés de otros clubes para ficharle del Rennes, el futbolista se declaró en rebeldía para forzar una salida que acabó llegando un año después. Precisamente ese es el tiempo que ha tardado en repetir la mencionada actitud ya que este verano, una vez sabida la postura del Dortmund de no dejarle salir rumbo al Camp Nou, volvió a ser protagonista tras no presentarse a los entrenamientos con su equipo.

Desborde continuo

Con un excelso dominio de las dos piernas, incluso duda cuando los periodistas le preguntan cuál es la más hábil, ese hecho es uno de los más importantes para conocer más a Dembelé. Aunque a menudo pasa desapercibido, y es una calidad a la baja en Europa, la fortuna de ser ambidiestro permite al francés ser un jugador muy completo y difícil de frenar dadas sus capacidades, las mismas que le permiten desequilibrar tanto por dentro como por fuera aprovechando siempre el factor sorpresa ante una zaga que poco puede hacer para anticiparse a sus movimientos.

Más allá de su endiablada velocidad, el ex del Borussia posee un excelente desborde y su capacidad para el uno contra uno es descomunal tanto en velocidad como en estático, siendo a día de hoy uno de los futbolistas más desequilibrantes del mercado cuando consigue elegir el momento adecuado para sus acciones. 

Uno de los elementos que más beneficiará al Barça es su profundidad. Acostumbrado a buscar el espacio, Dembelé encuentra siempre la manera de generar peligro ya sea pegado a la cal o en acciones donde sorprende al defensor por dentro, fijándole, para luego asistir, dio 21 asistencias el curso pasado, a algún compañero.

A mejorar

Su gran capacidad como asistente no encuentra similitud en su faceta goleadora. Como extremo, y más en el Barça acompañando a Leo Messi y Luis Suárez, Dembelé deberá exigirse mejorar su acierto de cara a gol donde sus cifras no son nada del otro mundo. La temporada pasada, la de su despunte, tan solo firmó seis goles con el Borussia de Dortmund y en la 15-16, en las filas del Rennes, anotó 12.

Otro de los elementos a mejorar es el trabajo defensivo. Como muchos futbolistas talentosos, veáse el propio Gerard Deulofeu, el francés suele olvidarse las tareas defensivas y le gusta más asumir un rol con libertad de movimiento, sin excesivas ataduras tácticas, algo que no será posible ya que esa condición está solo reservada en el Barça para Leo Messi, el amo y señor año tras año del Camp Nou.