Menú Buscar
Ángel Charte, doctor jefe en el Mundial de motocilismo y en Quirónsalud

Ángel Charte: “En la temporada de motos tenemos unos 1.200 accidentes”

El jefe médico de MotoGP destaca la importancia del físico de los pilotos para recuperarse después de una caída

3 min

El doctor Ángel Charte, máximo responsable médico del Campeonato del Mundo de MotoGP y jefe del Departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Dexeus-Grupo Quirónsalud en Barcelona, siente con orgullo la dedicación de todo su equipo al mundo del motor. Con sus buenos y malos momentos.

—Pregunta. ¿Cuál es la situación más grave que ha vivido como responsable de la seguridad médica de los pilotos?

—Respuesta. Sin duda, el 3 de junio de 2016 en el Circuit de Catalunya con el gravísimo accidente de Luis Salom. Fue un accidente catalogado de “alta energía” y estuvimos 65 minutos con reanimación cardiovascular, manteniendo al piloto con respiración asistida, incluyendo en pista maniobras torácicas invasivas. Al llegar al hospital las lesiones internas eran, desafortunadamente, incompatibles con la vida. En la temporada de motos tenemos unos 1.200 accidentes, de los cuales entre ocho y diez son graves.

¿Qué tipo de lesiones presentan más habitualmente los pilotos de competición?

—Las más habituales son las lesiones de tren superior; es decir, hombro, clavícula y mano. Después están las de tren inferior —tobillo y pie—, seguidas de algún caso de cadera y raquis, aunque éstas son menos frecuentes. Los traumatismos craneoencefálicos, torácicos y abdominales son siempre los que revisten mayor gravedad.

¿La rapidez en la recuperación de los pilotos se debe a la utilización de técnicas más avanzadas o a su mayor capacidad de sacrificio?

—Realmente, la frase hecha “parece que los pilotos estén hechos de otra pasta” es cierta. Aparte de las técnicas, es muy importante la preparación física y dietética. Todos ellos son grandes atletas que practican natación, atletismo, ciclismo... y gestionan muy bien el esfuerzo. Saben rentabilizar mucho su esfuerzo. Ese es el secreto.

—Fuera de los circuitos, ¿es usuario de la motocicleta?

—Sí. Sigo yendo en moto. Esto se lleva dentro y no tiene fin. Aunque con la edad voy más tranquilo. Tengo una preciosa Harley-Davidson Softal Slim.

¿Hay alguna anécdota curiosa ocurrida durante el servicio en el Mundial de Velocidad?

—¡Hay infinidad, pero no puedo contarlas! Quedan dentro del secreto profesional. Hay que tener en cuenta que MotoGP es como una familia de 1.000 personas que viaja cada fin de semana por el mundo y siempre pasan cosas, pero también nos conocemos todos.