Menú Buscar
Luis Suárez y Paulinho celebran con Iniesta el primer gol del Barça / EFE

El no cambio de Iniesta

La continuidad en el césped del futbolista manchego fue clave en la remontada del Barça ante el Alavés

4 min

Tantas son las ocasiones en las que se alaba un cambio realizado por el entrenador en la victoria de un equipo, que en muchas otras pasa desapercibida la elección sobre qué jugadores deben permanecer sobre el césped hasta el final del encuentro. Sin obviar la importancia que tuvo la aparición de Jordi Alba y Sergi Roberto en el inicio de la segunda parte ante el Alavés, la remontada del Barça y el triunfo personal de Ernesto Valverde se forjó, en gran parte, en una sustitución que nunca se produjo. La de Andrés Iniesta

El manchego, habitual protagonista en uno de los tres cambios que realiza el 'Txingurri' jornada tras jornada, fue la luz que guió al Barça en una fría noche en la que el Alavés estuvo muy cerca de convertirse en el primer equipo que logra vencer en el Camp Nou. El mago de Fuentealbilla hizo un elogiable esfuerzo físico, completó todo el encuentro y lo hizo al máximo nivel mostrando una calidad inmune al paso del tiempo y de los rivales.

Andrés Iniesta lucha un balón con Hernán Pérez

Andrés Iniesta lucha un balón con Hernán Pérez / EFE

Con las miradas puestas en la banda derecha que ocupaba Coutinho, en su primera titularidad, quien de verdad aportó ese factor diferencial capaz de superar entramados defensivos pobladas y bien trabajados como la que planteó el 'Pitu' Abelardo fue el eterno capitán azulgrana. El 'ocho' que no entiende de imposibles.

Atracción letal

Pidiendo el esférico continuamente, sus conducciones no encontraban destinatario fruto de la ausencia de sus socios habituales. Cuando sobre el césped aparecieron Sergi RobertoJordi Alba, el futbolista manchego empezó a generar una conexión prácticamente infalible con el ala del Hospitalet. Hasta en 17 ocasiones en menos de 40 minutos combinaron Iniesta y el lateral izquierdo, logrando la profundidad que tanto reclamaba desde la banda Ernesto Valverde y que hizo que el Alavés no supiera como mantener su victoria momentánea.

Con un mapa de calor que refleja la omnipresencia de Iniesta en el costado izquierdo, con el 81% de acierto en el pase, sus siete duelos ganados de los nueve que disputó y su participación constante en campo rival, el centrocampista del Barça no permitió un respiro al conjunto rival.

Con su estilo de juego único a la hora de atraer defensores, y sus vueltas con el esférico para encontrar siempre la mejor salida, los pies de Iniesta hipnotizaron una defensa vasca que cuando quiso darse cuenta de lo que ocurría vio como de la bota izquierda del centrocampista azulgrana salía la asistencia para que Luis Suárez iniciara la remontada de un Barça que volvió a depositar sus esperanzas en el talento del de Fuentealbilla.