Aguas tranquilas para los barcos

El Salón Náutico Internacional de Barcelona salva finalmente la papeleta de la DUI y abre con la mayor oferta para el ocio y el deporte de los últimos años

11.10.2017 00:00 h.
7 min
Aguas tranquilas para los barcos

La 56 edición del Salón Náutico Internacional de Barcelona, que se inicia hoy, 11 de octubre, hasta el domingo 15, promete ser la mejor de los últimos años, a remolque de la recuperación económica y al margen de toda situación política de estos días, a pesar de que amenazaba su normal funcionamiento. Cinco intensas jornadas de actividades en los amarres del puerto de Barcelona con una oferta de ocio y deporte que demuestra el buen rumbo que ha tomado el negocio náutico, avalado por un estudio realizado por el salón que dice que en la feria barcelonesa se generan más del 50% de las ventas anuales del sector en España.

Todas las cifras son positivas. El espacio neto de exposición ha crecido un 11% hasta alcanzar los 23.000 metros cuadrados de superficie; el número de expositores ha aumentado un 7% hasta las 275 empresas, con casi 700 embarcaciones en tierra o a flote, entre las que destaca una oferta de 21 catamaranes, lo que supone la mayor flota de este tipo de yates que se puede ver reunida conjuntamente.

A toda vela

Una buena parte de las embarcaciones exhibidas en esta exposición tiene aplicaciones deportivas. En principio, casi cualquier embarcación propulsada a vela es susceptible de ser utilizada en las regatas, pues los yates denominados “de crucero”, habitables, no compiten en tiempo real, sino con un hándicap denominado rating, que permite a casi cualquier tipo de yate participar en regatas en igualdad de condiciones. Además, algunos astilleros ofrecen versiones de un mismo modelo según sea la intención del propietario.

El Dehler 34, velero alemán de 11 metros / M. MALLAFRÉ

Dehler 34, velero alemán de 11 metros / M. MALLAFRÉ

En el salón, por tanto, habrá versiones crucero, crucero-regata y regata de un mismo barco, cambiando el equipamiento a bordo, pasando desde el más confortable para la navegación de crucero hasta al más espartano si se va a competir, con distintos tipos de aparejos y sistemas de maniobra.

Este es el caso de veleros de 11 metros como el alemán Dehler 34 (108.500 euros), que está disponible con hasta tres opciones de quilla, el J/112 E (120.000 euros) o el Grand Soleil 34 (175.000 euros), en todos los casos impuestos aparte. En la náutica española, los barcos pagan el IVA normal del 21% más un impuesto de matriculación del 12% si el barco mide más de 8 metros.

Precios y respeto ecológico

Otro sector claramente deportivo es el de las motos acuáticas. Prácticamente todas ellas pueden ser utilizadas en competición, según sea su tipo de conducción y su potencia. Algunas, como la Yamaha Superjet, que se conduce de pie, solo pueden ser utilizadas en carreras porque equipan un motor de dos tiempos a carburación que no permite su matriculación. Su precio se encuentra sobre los 6.500 euros, con IVA incluido.

La oferta de motos de conducción sentada empieza en la Bombardier Sea Doo Spark, con un motor de 60 Hp y un precio base de 7.099 euros y puede llegar hasta los 24.000 euros de la Kawasaki Ultra 310 LX, con 300 caballos de potencia. Todas ellas equipan motores ecológicos de cuatro tiempos o de dos tiempos a inyección directa, lo que hace que todo tipo de emisiones, incluidos humos y ruidos, sea extraordinariamente baja.

Yamaha SuperJet EU Pure, novedad para la temporada deportiva 2017-18 / M. MALLAFRÉ

Yamaha SuperJet EU Pure, novedad para la temporada deportiva 2017-18 / M. MALLAFRÉ

Ojo. A pesar de que las motos acuáticas miden menos de 8 metros, están sujetas al pago del impuesto de matriculación más elevado, superior al de los yates y similar al de los coches 4x4. En algunas comunidades autónomas puede llegar este impuesto al 16%.

A la moda

La gran eclosión deportiva se encuentra en los paddle sup o surf y en los kayaks hinchables. Esto ha supuesto una auténtica revolución, pues permite guardar y transportar plegados unos artefactos —así los denomina la norma— que se pueden inflar cuando se llega al destino. Su tamaño una vez hinchado es tal que permiten remar de pie manteniendo el equilibrio sin ninguna dificultad o hacerlo sentado, según los modelos, lo que los hace aptos para todos los públicos.

Hay kayaks inflables para una, dos o tres personas. El precio es muy asequible, pues empieza en los 300 euros y puede llegar a los 1.200 euros, y hasta quien quiera podrá practicar con uno de estos en la piscina que habilitará el salón.

Más ofertas

Otras ofertas deportivas están en el Flyboard, una tabla de sustentación hidrodinámica que aprovecha el chorro de impulsión de una moto acuática para levantar una persona sobre el agua y hacer cabriolas. No es un deporte barato: una de estas tablas cuestan unos 5.000 euros, además del coste de la moto.

Los aficionados a la práctica del esquí náutico y el wake board gozarán con la lancha americana Bayliner Heyday WT1 que, con un diseño y equipamiento específico, monta un motor de 350 Hp y cuesta a partir de 62.000 euros; mientras que para la pesca deportiva, la marca francesa Bénéteau tendrá el modelo Barracuda 6, que cuesta 17.000 euros y que puede montar un motor fueraborda desde 90 a 140 Hp.

Astillero catalán

Quien busque algo catalán para combinar deporte y paseo, Girbau Boats, de Castelló d'Empúries (Girona), exhibirá su barco modelo G30 y mostrará un proyecto de la G27 Open. La G30 es la mejor eslora construida hasta ahora por este astillero catalán: embarcación ideal tanto para cruceros de varios días como para salidas de un solo día en familia y con los amigos. Tiene unos interiores para que pernocten cuatro personas. Su motorización doble le permite alcanzar los 31,5 nudos de punta, y mantener un crucero de 23,5 nudos. Una buena velocidad para mantener un mejor rumbo. Igual que el salón.

¿Quiere hacer un comentario?