Menú Buscar
Suecia, con Adidas, tras eliminar a Italia (Puma) el pasado lunes en San Siro / EFE

Adidas, la marca que vestirá a más equipos del Mundial

La firma alemana se da una alegría tras la polémica del diseño de las camisetas de la selección española

7 min

Después del disgusto que ocasionó la polémica por la presunta camiseta republicana de la selección española y la presentación sexista de la elástica colombiana, Adidas se ha podido dar una alegría al convertirse en la marca deportiva que equipará a más selecciones en el Mundial de Rusia de 2018. Este liderazgo no es anecdótico, pues representa una oportunidad inigualable para obtener más visibilidad y negocio. Superará en la gran fiesta del fútbol a firmas como Nike, Puma o Umbro.

Si Adidas ya gana con solo instalar en el centro del campo su balón del Mundial, bautizado Telstar 18, ahora tras las eliminatorias de repesca ha acabado de rematar un negocio muy lucrativo para las firmas deportivas. Hacen su particular agosto por la fiebre de los aficionados que quieren vestir la elásticas de su selección. El resultado es el consecuente crecimiento de ventas para estas marcas, que multiplican sus números de trimestre en trimestre. Primero con las fiestas de Navidad y luego en vísperas del Mundial. Y sin saber nunca su límite, pues tras el encuentro de Brasil, Adidas llegó a un volumen de ventas de cerca de 2.000 millones de euros en camisetas oficiales, botas de fútbol y pelotas.

Golpe moral

Aun así, para estas firmas no todo su negocio se sostiene del fútbol, por lo que tiene más de efecto moral que monetario la notoriedad en este tipo de acontecimientos deportivos. En este sentido, hace unos días un analista del grupo RBC Capital Markets afirmaba en el digital Pulso que “las ventas aumentarán, pero el fútbol es sólo el 14% de los ingresos de Adidas, por lo que es probable que el impacto general sea relativamente limitado". Además, indicó que "se espera que el impacto de la Copa Mundial sea más bajo que en Brasil 2014 o Sudáfrica 2010, dado que se realizará en Rusia”.

El problema para Adidas es que la campaña mundialista no se inició como cualquier compañía desea hacerlo debido a la enorme polémica generada con la elástica de la selección española por culpa de una franja lateral que, por efecto óptico, recuerda a la bandera republicana. Y también en Colombia, por la presentación de la equipación, creando controversia sexista al elegir una modelo para posar con la camiseta y, en cambio, para la masculina escoger al futbolista James Rodríguez.

David Silva es felicitado por los jugadores tras marcar a Costa Rica en partido amistoso / EFE

David Silva es felicitado por los jugadores tras marcar a Costa Rica en partido amistoso / EFE

Con el debate sobre la camiseta en plena ebullición, tampoco el precio ayudó a apaciguar los ánimos. Adidas ha puesto a la venta la auténtica elástica española por 129,25 euros, mientras que la réplica se vende a 89,95 euros. En este caso también existe una versión femenina por 79,95 euros. Son precios mucho más caros que la indumentaria colombiana, que se vende por unos 60 euros.

Triunfo apurado

El bálsamo a tanta zozobra mediática no ha tardado mucho en llegar. Adidas asestó esta semana el golpe definitivo en la batalla de las marcas al cambiar el podio del último campeonato del mundo, donde Nike, que en el encuentro de 2014 había logrado superar por primera vez a la multinacional anlemana, no pudo repetir aquel resultado de 10 a 9 que le situó en lo más alto de los patrocinadores.

Ahora, las cosas van en otra dirección. Adidas domina el Mundial de Rusia vistiendo 12 países de las 32 clasificados. Nike le sigue, con 10. A continuación, Umbro, New Balance y Puma con dos, y Hummel, Uhlsport, Errea Sport y Romai Sports con una selección.

El dúo dominador

Las camisetas Adidas para el campeonato, que presentan como novedad algún detalle retro en homenaje a casacas históricas, son las de España, Alemania --último campeón mundial--, Japón, Colombia, México, Bélgica, Rusia, Argentina, Egipto, Marruecos, Irán y Suecia.

La estadounidense Nike, por su parte, cuenta con 10 selecciones: Brasil, Inglaterra, Portugal; Croacia, Nigeria, Corea del Sur, Arabia Saudí, Polonia y Francia. El retorno de Perú al Mundial de Fútbol, después de 36 años, ha dejado fuera del torneo a Nueva Zelanda y acabó con la última esperanza de Nike para empatar en el marcador. Con diez equipos clasificados, la firma estadounidense hubiera igualado a su competencia germana si no fuera por la eliminación de la selección chilena, así como la de Holanda y Estados Unidos, otros ausentes inesperados de Rusia 2018.

Perú, con la marca Umbro, celebrando su clasificación ante Nueva Zelanda (Nike) / EFE

Perú, con la marca Umbro, celebrando su clasificación ante Nueva Zelanda (Nike) / EFE

Una de las grandes derrotadas en el negocio de las camisetas es Puma. Solo tendrá a Uruguay y Suiza, cuando hace cuatro años, en el de Brasil, llegó a equipar hasta ocho selecciones. La eliminación de Italia, su gran abanderado, supone un golpe fatal para los intereses de esta firma, que ve mermado su volumen de negocio, justo cuando se anuncia la retirada de su mejor embajador, Usain Bolt.

Las menos visibles

Ahora Puma queda igualada con New Balance, patrocinador de Costa Rica y Panamá, y Umbro, que va con Perú y Serbia. Representando sólo a un equipo está Errea Sport (Islandia), Romai Sports (Senegal), Uhlsport (Túnez) y Hummel (Dinamarca).

Cabe destacar el estreno en un campeonato de Romai Sports, que sustituye a Puma en la equipación de Senegal. La compañía, fundada en los Emiratos Árabes, solo viste a Palestina, Jamaica, Bahrein y Senegal, además de cuatro equipos de la liga de su país de origen. Una nota exótica, sin duda alguna, entre tanto gallo del vestuario deportivo.