Menú Buscar
Boleto de quiniela de fútbol de Loterías

El 1X2 desciende a segunda división

El tradicional negocio de la quiniela de fútbol de LAE registra sus peores cifras frente a la competencia de la apuesta 'online'

7 min

El sector de las apuestas presenciales, es decir, el de toda la vida, la quiniela que necesita de un bolígrafo para poner una equis en el casillero de cada partido, está en coma y desatendido. Los datos que el 1X2 registra jornada tras jornada se están desplomando en todos sus números —recaudación, participación y premios—, hasta el punto que ya nadie es capaz de predecir el futuro de la quiniela más rica en la historia del juego español.

El 1X2 ya no es lo que era. Las apuestas online, la desidia del operador público y las nuevas salas de apuestas han precipitado su caída desde hace una década. Concretamente, la recaudación de la quiniela de fútbol ha descendido un 60% en apenas diez años. En 2008, recaudó 567,3 millones de euros, una cifra superior a los 518 millones del curso anterior, pero desde entonces se ha ido desangrando por el camino hasta llegar a los 238,3 millones de euros de 2016. Es más: la jornada del 27 de abril de 2008 la quiniela logró recaudar 18,09 millones de euros; el 10 de septiembre de 2017 apenas llegó a 4,56 millones.

La ruina del negocio del 1X2 en millones

La ruina del negocio del 1X2 en millones

Todas estas cifras demuestran que la fórmula de este juego no combina bien con los gustos y ocios de ahora, sobre todo para los jóvenes, más dados al teclado digital del siglo XXI que al bolígrafo manual del XX, además de disfrutar invirtiendo en otros deportes y variedad de apuestas.

Impuestos y horarios

El mundo online no es el único factor de la progresiva caída de la quiniela. La carga impositiva, del 20% por las cantidades obtenidas que excedan los 2.500 euros para todos los juegos del Estado, y la disparidad de horarios, con jornadas que van del viernes al lunes, ha reducido el número de jugadores en todas las comunidades autónomas, sosteniendo las grandes peñas de locales, asociaciones o amigos el negocio de las apuestas de fútbol presenciales.

Ante este agónico panorama, el problema es que los responsables del 1X2, Loterías y Apuestas del Estado (LAE), la empresa pública que opera bajo el nombre de Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE), no ha dado señal alguna para cambiar la situación. En lugar de mejorar el producto para recuperar la cuota de mercado, bien reactivando su juego presencial, potenciando la quiniela online, que dispone en su página web, o lanzando nuevos productos para plataformas digitales, la posición de LAE desde hace años es de una alarmante pasividad, alterada tan solo por dos cambios significativos: sumar cada temporada más jornadas —por ejemplo, de 56 en 2015 a 70 en 2016—, en un afán por llevar dinero a las arcas del Gobierno, e incluir este curso un partido de la Liga Iberdrola de fútbol femenino para satisfacer a los grupos políticos que demandan el reconocimiento de la mujer en el deporte.

Despreocupación generalizada

Esta despreocupación por la quiniela de fútbol, el buque insignia durante épocas de la empresa pública que preside Inmaculada García Martínez, se suma a la dejadez que manifiesta por otros juegos que comercializa, como las apuestas hípicas, cuyas recaudaciones sonrojan a cualquiera de los mortales, como los ridículos 9.068 euros recaudados en toda España del pasado domingo, 17 de septiembre. Algo inexplicable que solo puede entenderse como una estrategia para lanzar un producto atractivo que sustituya las quinielas hípicas y devuelva la cuotas de antaño.

Partido Leganés-Girona

Partido de la quiniela de la quinta jornada entre Leganés y Girona / EFE

En esta situación de ruina también está teniendo buena parte de culpa la política de marketing y publicidad. La empresa pública dedicó en 2016 un total de 66,3 millones de euros en dos campañas: una enfocada a promocionar los juegos pasivos, como la Lotería de Navidad o El Niño, y la otra a juegos activos, como Apuestas Deportivas, Lotos o Euromillones. En cambio, las casas de apuestas online invirtieron el año pasado 113,8 millones de euros en publicidad y 243 millones en bonos, afiliados y patrocinio.

El gigante virtual

La operatividad de LAE choca con el interés, la popularidad y la buena salud del sector de las apuestas deportivas online, una industria emergente cuyo crecimiento solo puede frenar, hoy por hoy, la presión fiscal, del 25%. Las apuestas digitales generaron, durante 2015, un negocio de casi 11.000 millones de euros en España. Casi la mitad, 5.100 millones de euros, correspondieron a las diferentes opciones de apuestas deportivas a través de internet, donde casas de apuestas como Bet365, Betfair, Suertia, Bwin, William Hill, Marca Apuestas o Sportium se han convertido en santo y seña para los apostadores españoles, cerca de siete millones de jugadores online activos, para que naveguen en los más de 50 operadores que se reparten las 76 webs legales de juegos de azar y casas de apuestas que hay en la actualidad. 

La oferta online, accesible desde cualquier lugar y con gran variedad de opciones para jugar (resultado exacto del partido, primer goleador, número de goles, número de córners, resultado en el descanso), es mucho más atractiva que el 1X2, un juego anclado en el pasado que todavía tiene la rancia rutina de acudir a cualquier mostrador de un local autorizado para rellenar el boleto. Una práctica que lo ha condenado a la segunda división. Incluso, hasta quizá dentro de poco, si no se toman medidas, a su desaparición. ¿Pronóstico?