Menú Buscar
Salida de Fórmula 1 del campeonato del pasado año ganado por Lewis Hamilton / EFE

1.500 millones de euros hacen rugir a la Fórmula 1

La categoría reina del automovilismo arranca este domingo mostrando su enorme potencial para patrocinadores y aficionados

24.03.2018 11:00 h.
7 min

El gran circo de la Fórmula 1 ya está en Melbourne (Australia). Este domingo se celebra la primera de las 21 carreras del Campeonato Mundial en el circuito de Albert Park con algunas novedades respecto a las anteriores temporadas, especialmente una bien curiosa: las carreras comenzarán diez minutos más tarde por fines exclusivamente publicitarios. Porque, como siempre, en este deporte el dinero manda. Y mucho.

Fórmula 1 y negocio representan dos conceptos que van de la mano. La categoría reina del automovilismo, uno de los acontecimientos deportivos más lucrativos del mundo, situó su volumen de ingresos en cerca de 1.500 millones de euros en 2017 y fue seguida por 350 millones de espectadores.

Todo en sus manos

Números muy atractivos que hacen que sus ganancias anuales y su penetración global conviertan este campeonato en un pastel muy apetitoso para las grandes marcas. Pero, sobre todo, para la multinacional norteamericana de medios de comunicación Liberty Media, propietaria desde septiembre de 2016 de la Formula One Management (FOM), el organismo que organiza el mundial, y que completó en enero de 2017 la adquisición de los derechos de la Fórmula 1, cuyo valor se estimó en 6.500 millones de euros.

Carlos Sainz, en su monoplaza de Renault / EFE

Carlos Sainz, en su monoplaza de Renault / EFE

Existen diferentes tipos de patrocinio. Algunas multinacionales se asocian con la Fórmula 1 para dar nombre a alguno de los circuitos, realizar eventos comerciales alrededor de la competición o convertirse en proveedores oficiales. Es el caso de Heineken, la cervecera holandesa, que en junio de 2016 formalizó un acuerdo hasta la temporada 2020 por 170 millones de euros a cambio de poner su nombre en los circuitos de Italia, Brasil y China, y tener una presencia importante en otros seis, que combina además con otros eventos comerciales.

La marca suiza Rolex es desde 2013 el cronometrador y reloj oficial de la Fórmula 1 a cambio de 32,5 millones de euros anuales. Pone su nombre al Gran Premio de Australia de este domingo y al del Reino Unido. Pirelli, empresa italiana de propiedad china, es desde el 2011 la proveedora oficial de neumáticos. En junio del 2016 se hizo oficial la segunda ampliación hasta 2019. Los términos económicos del acuerdo no se hicieron públicos.

Petrodólares en el campeonato

El contrato que sí se hizo público fue el que firmó Emirates en febrero de 2013 y que se cerró por cinco años y 160 millones de euros. La aerolínea emiratí, que tiene una presencia importante en más de una decena de carreras, ofrece contenido del Mundial en sus canales de entretenimiento y paquetes vacacionales. Compiten con ella otras aerolíneas del Golfo Pérsico, como Gulf Air y Etihad Airways, que patrocinan los circuitos de Bahréin y Abu Dhabi, respectivamente.

Sebastian Vettel (Ferrari) tomando contacto del circuito de Albert Park este viernes / EFE

Sebastian Vettel (Ferrari) tomando contacto del circuito de Albert Park este viernes / EFE

El Gran Premio de Rusia, patrocinado por VTB Bank (uno de los principales bancos rusos), es el último de los ochos circuitos que cuentan con una empresa que explota sus derechos comerciales. Circuitos que cuentan con el apoyo de Tata Communications, de origen indio, que en febrero de 2012 se convirtió en el proveedor de tecnología con un contrato multianual. Con ello se garantiza la conectividad de todas las carreras y se da servicio de hosting y contenido a Formula1.com.

Presupuesto de las escuderías

Patrocinadores, socios comerciales y derechos de televisión componen las tres fuentes de ingresos del presupuesto de una escudería. A falta de conocer los datos de la presente temporada, en 2017 las compañías abonaron 943,9 millones de euros por estampar su marca en los distintos monoplazas de los equipos, según Business Book GP. Los contratos de publicidad firmados con los socios comerciales reportaron 699 millones y el reparto económico derivado de la venta de los derechos de televisión ascendió a los 1.146 millones.

Para el mismo año, los equipos contaron con un presupuesto que osciló entre los 100 y los 300 millones de euros, con Ferrari y Mercedes a la cabeza (393 y 326 m de euros, respectivamente), Red Bull cerrando el podio (241 m de euros) y Force India, Haas y Sauber en las últimas posiciones (109, 112 y 118 m de euros). El resto de las cuatro escuderías (McLaren, Renault, Williams y Toro Rosso) tienen un presupuesto situado entre los 123 y los 196 m de euros.

El piloto Fernando Alonso, en los entrenamientos del Gran Premio de Australia / EFE

El piloto Fernando Alonso, en los entrenamientos del Gran Premio de Australia / EFE

En lo que cuanto al canon que pagan los circuitos a la FOM, el precio se fijó en 577 millones de euros (28,85 m de euros como pago medio por pista), siendo los circuitos asiáticos siempre los más caros, caso de Abu Dhabi y Singapur (50 m de euros), Azerbaiyán, China y Bahréin (45 m de euros cada uno).

Diferencias en las nóminas

Igual que ocurre con la MotoGP, existen grandes diferencias salariales entre los pilotos. Los mejores pagados son Sebastian Vettel, con 48,5 millones de euros con Ferrari, Lewis Hamilton, campeón del pasado año y máximo favorito en las quinielas este año, con 40,5 millones de euros con Mercedes, Kimi Raikkonen (32,5 millones de euros con Ferrari) y Fernando Alonso (24,2 m de euros con McLaren).

Un peldaño más abajo, se sitúan Valtteri Bottas (9,7 m de euros con Mercedes) y Max Verstappen (8,1 m de euros con Red Bull). El resto se mueve entre los 1,6 y 5,6 millones de euros, quedando alguno con las hojas salariales más bajos, entre los 125.000 y los 600.000 euros.