Palco

Una foto de Joan Laporta y Joan Oliver paseando juntos por la calle / Archivo

Una foto de Joan Laporta y Joan Oliver paseando juntos por la calle / Archivo

El documental que acusa a Laporta de estar tras el hundimiento del Reus

Diversos testimonios hablan sobre la relación que pudo tener el presidente del Barça con Joan Oliver

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

07.06.2022 00:24h

4 min

Hay preguntas para las que no es fácil encontrar respuesta. Y la desaparición del Reus dejó en el aire una serie de incógnitas sobre las que únicamente se conocen medias verdades, sin quedar del todo claro lo que se gestó entre bambalinas. El documental El Cas CF Reus - Buscant culpables se estrenó el 3 de junio de la mano de Adrià Tella, Andreu Rauet y Víctor Gómez, tres jóvenes periodistas que presentaron la pieza como Trabajo de Final de Grado.

En él, se repasa de forma exhaustiva y se pone orden al entramado de acontecimientos que desembocaron en la muerte del club reusense, analizando minuciosamente el papel que tuvieron varios protagonistas: los cargos municipales, la AFE, la Liga Profesional y, en especial, el expresidente Joan Oliver y sus vínculos con el actual presidente del Barça, Joan Laporta.

También se da voz a periodistas que cubrieron el caso desde primera línea, además de a futbolistas, entrenadores como Xavier Bartolo y antiguos trabajadores del club. Curiosamente, nadie sabe a ciencia cierta cuáles fueron los motivos reales que llevaron a la desaparición de la entidad, pero no dudan en relacionar de forma directa a un Laporta que siempre se ha desmarcado del asunto.

“Quien llevaba el Reus es un buen amigo mío, que es Joan Oliver; cuando me pidió ayuda lo hice, y la lástima es que no le salió bien en la segunda etapa. En mi caso en concreto, como en el de los otros, me ha costado dinero”, dijo Laporta tiempo atrás en una entrevista concedida a Canal Reus, aunque tomando distancia y asegurando que nunca participó en la gestión del club, estuvo en ninguna reunión ni fue a ver siquiera un sólo partido.

Joan Laporta y Joan Oliver durante un acto de campaña a la presidencia del Barça / EFE

Joan Laporta y Joan Oliver durante un acto de campaña a la presidencia del Barça / EFE

Varios periodistas señalan a Laporta

Diversas voces que aparecen en el documental, como el periodista Marc Busquets del portal Reus Digital, discrepan. "Supimos que hubieron varios pagos a Laporta, cosa que subraya que Laporta, poco o mucho, debía tener relación con el Reus de Oliver. Después de todo eran socios en la misma empresa, por el amor de Dios, uno fue parte en la junta del otro --durante el primer mandato de Laporta en el Barça-- y por tanto él puede decir que no tuvo ningún vínculo en el caso Reus, pero todo parece indicar que sí", deja claro Marc Busquets.

Otra voz autorizada que aparece en el documental es Esteve Giralt, presidente del Colegio de Periodistas de Catalunya en la demarcación de Tarragona. "Laporta públicamente dirá que no porque no consta oficialmente en ningún papel que tomara decisiones ejecutivas, pero yo creo que por su proximidad con Oliver participó, seguro, de todo lo que ocurrió", reflexiona.

Una foto de archivo de Joan Laporta y Joan Oliver en un acto

Una foto de archivo de Joan Laporta y Joan Oliver en un acto

"Todo el entorno de Laporta, y aquí está Xavier Sala i Martín o Lluís Pérez Mellado, que ahora es asesor jurídico del Barça, todos ellos estaban dejando dinero al Reus", recuerda Marcos Lamelas, periodista de El Confidencial, mientras que Xavier Bartolo, exentrenador del equipo, tira de ironía. "Ahora nadie sabe nada de lo del Reus ni tenían relación, pero a veces estábamos desayunando en el bar y estaba ahí Rafa Yuste, muchos días. En fin, cosas raras", se ríe con sarcasmo.

Core Store SL, empresa a cuatro bandas

Tal y como se explica en una parte del documental, Joan Laporta, Joan Oliver, Xavier Sala i Martín y Rafa Yuste compartían la empresa Core Store SL, propietaria del 57% de la propiedad del Reus, en una estructura empresarial sustentada económicamente desde China y Hong Kong. En este sentido, se dice que Laporta habría avanzado dinero a Oliver en determinadas ocasiones para solucionar situaciones comprometidas del club, en las que no tenía suficiente liquidez.

"En las oficinas de Diagonal donde estaba situada la sede de Core Store SL, ahora se encuentra la sede fantasma del ex gerente del Reus, Joan Sentelles, llamada EG4 Sport Consulting", recuerdan los creadores del documental. Precisamente Sentelles, director de operaciones y compras del FC Barcelona, fue consejero con Joan Oliver al frente del Reus, mientras que Pere Lluís Mellado, director de los servicios jurídicos del Barça tras el triunfo de Laporta en las últimas elecciones, fue secretario del consejo de administración del club del Baix Camp.

La vinculación de Laporta y Oliver en la empresa Core Store SL / Captura

La vinculación de Laporta y Oliver en la empresa Core Store SL / Captura

Cabe destacar también que en el FC Barcelona trabaja ahora Bryan Bachner, director de la oficina comercial de la entidad culé en Hong Kong y que fue director de CSSB Limited, la empresa controlada por Joan Oliver y que acabó llevando a la quiebra al Reus. El resto de la historia es de sobras conocido, y se analiza paso por paso en el documental.

El triste final de un club histórico

Oliver acumuló en el Reus una deuda que ascendía a 5,3 millones de euros, y que obligó al club a entrar en preconcurso de acreedores. Los jugadores llevaban tres meses sin cobrar sus salarios, LaLiga medió para pagar las mensualidades atrasadas y, tras la denuncia de la plantilla al club en diciembre de 2018, se llegó a la rescisión de los contratos de los futbolistas y la exclusión del equipo de la Segunda División.

El entonces presidente del Reus intentó buscar compradores para el club y después, con Clifton Onolfo al mando, fue adquirido por el grupo inversor Real State Investment en enero de 2019. Ya era tarde, porque el expediente disciplinario de la Liga entorpeció la compra, y el Juez de Disciplina de la patronal acabó expulsando al Reus tres temporadas del fútbol profesional. Bajó de forma administrativa a Tercera, donde no cumplió los requisitos para ser inscrito, y el 20 de octubre de 2020 se ordenó la disolución desde el juzgado de primera instancia de Tarragona. La deuda final fue de más de nueve millones de euros. 

 
Hoy destacamos