Palco

Javier Tebas y Joan Laporta, una relación de amor-odio entre la Liga y el Barça / CULEMANÍA

Javier Tebas y Joan Laporta, una relación de amor-odio entre la Liga y el Barça / CULEMANÍA

El Barça estudia impugnar la nueva normativa de la Liga

La patronal presidida por Javier Tebas introducirá cambios en las reglas económicas

Ángel Álvarez

30.11.2022 00:56h

3 min

Hay lío entre el FC Barcelona y la Liga. La relación entre las dos partes ha vivido tramos de mucha tensión en los últimos meses, en especial por el distanciamiento de Joan Laporta y Javier Tebas, los dirigentes de cada una de las entidades. Esa separación se podría hacer aún más grande a partir de la posible determinación del club azulgrana en impugnar la nueva normativa económica que plantea introducir la patronal en la 2023-24 y que puede perjudicar a la directiva culé.

En las últimas horas se han filtrado los primeros detalles de esos cambios en las reglas financieras. El más importante --y el que más cabrea al Barça-- es que la venta de activos ya no supone ningún efecto en el fair-play financiero. Esto significa, en otras palabras, que la junta de Laporta no podrá beneficiarse de las palancas, tal y como lo hizo durante el mercado de verano con la gran planificación deportiva. Aunque fuentes de la Liga han asegurado a este medio que en la información planteada hay algunos matices que se deber en cuenta de cara a la próxima temporada.

El Barça amenaza impugnar

Ese escenario para el FC Barcelona supone un gran riesgo para el 2023, debido a que el club volverá a estar excedido en términos de fair-play ante el gigantesco gasto de masa salarial al que todavía debe hacer frente. Una de las medidas que contemplaba la junta directiva es realizar una venta parcial de Barça Licensing & Merchandising (BLM), el cual representa uno de los negocios más rentables de la entidad azulgrana.

Cabe recordar que la cúpula del Barça cuenta con la autorización de los socios para vender hasta el 49,9% de BLM. Esa carta no la utilizaron en verano por las operaciones de los derechos televisivos y Barça Studios. Pero sí que manejaban con fuerza la opción de traspasar una parte del negocio retail el próximo año para hacer frente a los duros gastos. De acuerdo a las informaciones, el club todavía puede realizar la venta de dicho activo, aunque no tendrá ningún efecto en el fair-play.

Javier Tebas y Joan Laporta, en un montaje fotográfico / CULEMANÍA

Javier Tebas y Joan Laporta, en un montaje fotográfico / CULEMANÍA

Ante esa situación tan asfixiante, la directiva de Laporta considera impugnar los cambios en la normativa propuestos por el organismo presidido por Tebas. Así lo ha llegado a detallar TV3, que además añade que la institución catalana está meditando seriamente la opción de no asistir a la próxima Asamblea General de la Liga, que se va a celebrar en el mes de diciembre en la ciudad de Dubai.

La nueva normativa en cuestión se suma al historial de problemas entre los dirigentes de la Liga y el FC Barcelona. Desde los altos mandos del club azulgrana ya han dejado claro su inconformidad con respecto a los límites impuestos en las reglas financieras, por lo que estos cambios solo va a profundizar en esa guerra existente que perjudica en exceso a la imagen pública de la competición, así como a los planes del Barça.

Los limitantes para Laporta

En caso de confirmarse el cambio de las reglas económicas, el FC Barcelona tendrá que trabajar en otras alternativas para mejorar ese panorama del fair-play. Las palancas fueron unas medidas que dieron respiro al club en esta temporada, debido a que se asemejaron a una ampliación de capital de una Sociedad Anónima Deportiva (SAD), pero preservando el modelo de gestión. Ahora esas limitantes obligan a la directiva a volver a ser creativos de cara al próximo curso.

Joan Laporta, junto a Rafa Yuste y Mateu Alemany, durante un entrenamiento del Barça / EFE

Joan Laporta, junto a Rafa Yuste y Mateu Alemany, durante un entrenamiento del Barça / EFE

La principal opción que se posa sobre la mesa para la entidad es reducir a toda costa los gastos de la masa salarial. En teoría el Barça se propuso el objetivo de reducir la cifra a unos 400 millones de euros, aunque para ello necesita liberarse de mucho peso dentro del primer equipo de fútbol. Otra de las alternativas, aunque no sería del todo bien recibida en la afición, es la venta de alguno de los jugadores más cotizados del mercado, como es el caso de Ansu Fati o Frenkie de Jong.

 
Hoy destacamos