Culemaníacos

Maradona, campeón del mundo con Argentina en 1986 / REDES

Maradona, campeón del mundo con Argentina en 1986 / REDES

La presión del Diego sigue pesando sobre Leo Messi

El crack del PSG sigue atenazado por las eternas comparaciones con Maradona

Lluís Regàs @LluisRegas

22.11.2022 13:54h Actualizado: 22.11.2022 15:56 h.

2 min

Nada desea más Leo Messi. Y nada se le resiste tanto. Ha ganado 10 Ligas con el Barça y cuatro Champions. Es el único futbolista que ha logrado siete veces el Balón de Oro. Pero no hay manera de que conquiste el Mundial y las comparaciones con Diego Armando Maradona en Argentina le resultan insoportables. En Qatar prosigue la pesadilla.

 

Messi se ha presentado en Qatar con un aspecto casi perfecto. Muy delgado y en buena forma física. También muy motivado. Lleva meses preparando el Mundial y tanto deseo puede provocarle ansiedad. En su estreno, Argentina perdió ante Arabia Saudí. Todos esperaban una goleada similar a la de Inglaterra contra Irán (6-2) y la albiceleste sufrió el primer revés.

Gol de Messi

El partido empezó bien para Argentina y para Messi, que marcó el primer gol, a los 10 minutos, al transformar un penalti. En el arranque de la segunda parte, sin embargo, las buenas sensaciones se fueron al traste. Arabia Saudí marcó dos goles y regresaron las urgencias, los agobios, los errores. La fatalidad.

Leo Messi, cabizbajo tras uno de los goles de Arabia Saudí / EFE

Leo Messi, cabizbajo tras uno de los goles de Arabia Saudí / EFE

Messi intentó marcar como fuera. Tuvo sus ocasiones, pero falló en los momentos decisivos. Y en Argentina volverán las comparaciones con Maradona, el futbolista que ganó un Mundial en 1986 con unos compañeros de medio pelo. Él era la estrella y él le regaló a su país el segundo Mundial. 

La batalla contra Inglaterra

En Argentina, Messi nunca llegara a ser Maradona. A menos que gane un Mundial. Del exfutbolista de Boca Júniors, Barça y Nápoles, entre otros, se admiraba su determinación, su carácter, su rebeldía. También su talento y magia. Y, sobre todo, su capacidad de superación en los momentos delicados. Y su desafío a la FIFA y a quien hiciera falta. Y en la batalla más esperada, destrozó a Inglaterra con una acción de pillería y una genialidad. 

Messi es otra historia. Es genial, pero no tiene el aura de su gran referente en el mundo del fútbol. En 2014 estuvo cerca de ganar el Mundial en Brasil, pero Alemania se impuso en la prórroga. Y Messi acabó llorando. También lloró, pero con mucha más rabia Maradona cuando la selección albiceleste, perdió la final del Mundial de Italia de 1990. Ese día, la afición italiana pitó el himno argentina. La respuesta del Diego fue clara: "Hijos de puta", pudo leerse en sus labios.

Messi llora tras la derrota de 2016 ante Chile

Messi llora tras la derrota de 2016 ante Chile / REDES

La derrota más cruel

En Qatar, Argentina tiene margen para redimirse. También Messi, quien vivió su capítulo más duro en 2016 tras perder contra Chile en la tanda de penaltis de la Copa América.

"Ya está, lo intenté mucho, es increíble pero no se da. Se terminó para mí la selección", manifestó Messi, muy tocado anímicamente. "Me dueloe no ser campeón con Argentina. Son cuatro finales que he perdido, tres consecutivas. Ya está, es mi decisión", recalcó Messi, quien estuvo unos meses sin jugar con la albiceleste. Regresó como es bien sabido, pero sigue sin aprobar su eterna asignatura pendiente. Solo si gana el Mundial podrá equipararse a Maradona, una figura intocable y venerada en Argentina.

 
Hoy destacamos