Menú Buscar

Tres años sin Paco de Lucía: así sonó por última vez ‘Entre dos aguas’

El maestro del flamenco reconoció que detestaba la guitarra antes de morir de un infarto en 2014

2 min

Hace ya tres años de aquel “Gabriela, llévame al hospital que tengo un frío en la garganta muy raro”. Paco de Lucía estaba en una playa de Cancún (México), jugando a fútbol con su hijo de diez años. Su mujer lo llevó al Hospital de Yucatán, donde el maestro del flamenco entró por su propio pie. Una vez allí, se sentó en una camilla y murió.

Tuvo un infarto a los 66 años. Tras el zarpazo de la noticia, su familia envió un comunicado oficial en el que destacaban que no había consuelo posible ni para los que le conocían, ni para los que le querían sin conocerlo. “El dolor ya tiene fecha”, aseguraban.

Odiaba la guitarra

El artista de la guitarra por excelencia llegó a declarar, en una entrevista, que odiaba la guitarra. “Es una hija de puta, la detesto. Es como una relación de amor y odio que a mí me hace polvo” dijo Paco de Lucía, contundente.

Nacido en un barrio gitano de Algeciras, fue un referente en el flamenco por sus canciones como la archiconocida Entre dos aguas, además del Concierto de Aranjuez, Río Ancho, Malagueña o sus duetos junto a Camarón de la Isla: Como el agua o Esa gitana morena, entre otros.

Su último concierto fue en su ciudad natal, Starlite, en Marbella. Fue el 15 de agosto de 2013 cuando se despidió de su público ante 2.500 personas. “¡Qué grande eres, Paco!”, gritó uno de sus fans mientras el artista colocaba el micro, sentado, con su inseparable guitarra en las piernas. “Gracias, aquí estamos, en mi tierra” contestó él. Fueron sus últimas palabras en directo. En su casa.