Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de uno de los asentamientos de personas sin hogar en la antigua estación de autobuses de Palma / TWITTER

Vecinos de una calle de Palma viven atemorizados por grupos de indigentes

Los residentes se quejan de la violencia de algunos vagabundos y de la condiciones insalubres de los asentamientos

3 min

Los vecinos de la calle Eusebi Estada de Palma viven atemorizados por la violencia causada por las personas sin hogar que viven en la antigua estación de autobuses de la capital mallorquina. Una veintena de personas han instalado dos asentamientos para personas sin hogar en el parking y se han apropiado de más de una decena de plazas de aparcamiento donde presuntamente celebran fiestas y encienden hogueras todas las noches.

Los vecinos están desesperados y dicen que los enfrentamientos entre las personas sin hogar y los residentes son continuos. "Es muy difícil explicar la situación", asegura un vecino. "Desde que se instalaron los dos asentamientos aquí nuestra vida es un infierno. Hay una veintena de españoles, rumanos y africanos que viven aquí de forma permanente y también hay muchos transeúntes causando problemas ", explican al diario Última Hora.

Denuncian inacción policial

Los vecinos de la localidad han denunciado a la Policía peleas, violencia de género, drogas, ruido y vandalismo en los asentamientos. “Todas las noches encienden una fogata en el estacionamiento, a pesar del toque de queda y hay grupos de 10, 15 o 20 que no se distancian ni usan mascarillas, no les importa nada”, dice otra vecina, que se queja de haber llamado a la Policía Local de Palma, pero “cuando vinieron ni se bajaron del coche”.  ¡No hicieron nada!”, se lamenta.

“Llevamos muchos meses advirtiendo que algún día estas personas se matarán entre sí”, afirman los vecinos. “Todos los días se emborrachan, tienen sexo en la calle y en los autos, defecan y pelean y agitan palos, machetes y cualquier otra cosa que puedan encontrar", relatan los vecinos.

A la vista de los niños

Los padres que llevan a sus hijos al Parc de ses Estacions también se han quejado de los asentamientos de personas sin hogar . “No es normal que mis hijos de tres y cinco años estén en los toboganes y vean hombres y mujeres desnudos duchándose y defecando en la calle”, dice una madre. “Estas condiciones insalubres son muy preocupantes y son un peligro para la salud pública. Están acumulando mucha basura y cosas inútiles y si les prestas atención se vuelven muy violentos, no tienen miedo de nada. Como mínimo, sacarán un palo o un machete y nos perseguirán".