Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ejemplar de Lebrel afgano como Snuppy / YOUTUBE

Hace 13 años nació Snuppy, el primer perro clonado de la historia

Siguiendo los pasos de la oveja Dolly, un grupo de científicos de Seúl clonaron con éxito un perro de caza afgano

3 min

El 5 de julio de 1996, la oveja Dolly se convirtió en el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. Este ejemplar fue el único cordero resultante de las 277 fusiones de óvulos anucleados con núcleos de células mamarias. Una vida apasionante, aunque con muchos problemas, que finalizó siete años después tras sufrir una enfermedad pulmonar progresiva. 

Sin embargo, su creación dejó para la posteridad otro gran hito en la historia de la clonación. Tal día como hoy, 24 de abril, en el año 2005, nació el primer perro clonado de la historia: Snuppy, un macho de la raza lebrel afgana.

El milagro tras dos embarazos fallidos

A pesar de la experiencia que la oveja Dolly otorgó al nuevo equipo de científicos, procedentes de la Universidad de Seúl, el proceso para clonar al pequeño Snuppy fue largo y complicado. Los investigadores transfirieron 1.095 embriones del perro en 123 hembras, dando como resultado tres embarazos. En el primero, el feto se desperdició. Mientras que en el segundo intento, el clon murió de pulmonía a los 22 días de nacer.

Microscopio de laboratorio / CREATIVE COMMONS

Microscopio de laboratorio / CREATIVE COMMONS

Tras dos intentos fallidos, Snuppy nació el 24 de abril de 2005, a partir de células adultas extraídas de la oreja de un perro de caza de la raza afgana. Su madre fue un labrador retriever, quien dio a luz al pequeño por cesárea y con un peso de 530 gramos. El método utilizado fue muy similar al que engendró a la oveja Dolly y que ya había sido probado con éxito en otro tipo de mamíferos como vacas, ratones, cerdos o gatos. Pero nunca en perros, ya que su biología reproductiva es muy diferente.

Una hazaña marcada por la polémica

Lamentablemente, el nacimiento de Snuppy quedó marcado por las acusaciones de falsificación lanzadas contra Woo Suk Hwang, científico líder del proyecto. En diciembre de ese mismo año, se descubrió que había amañado los resultados de una investigación sobre células madre, correspondiente a un estudio ajeno a la clonación.

La polémica cuestionó la veracidad de sus otros experimentos, incluida la creación de Snuppy. Por fortuna, en enero de 2006, el comité investigador señaló que la clonación de Snuppy fue totalmente legítima. Hoy el primer perro clonado de la historia cumple 13 años. ¡Felicidades!