Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Mossos efectúan una detención, como la del sospechoso de matar a su madre / MOSSOS

Salen a la luz nuevos datos de Jaime, el barcelonés que mató a su madre octogenaria

Se trata de un hombre, de 51 años, exboxeador, drogadicto que tenía atemorizado a todos sus vecinos y que difundía propaganda negacionista de la pandemia

3 min

Mossos d’Esquadra detenía la madrugada del jueves 7 de abril a un hombre de 51 años acusado de matar a su madre. Se trata de Jaime, un exboxeador, drogadicto que en palabras de sus vecinos “tenía atemorizado a todo el mundo” y que llevaba años maltratando a su progenitora.

El asesinato de la mujer tuvo lugar en el distrito barcelonés de Sant Marti. En concreto, en el interior de un inmueble sito  en la calle Salvador Espriu en la Vila Olímpica de la Ciudad Condal. Por el momento, se desconoce si el acusado ha comparecido ya ante el juez y las diligencias interpuestas en su contra.

Una paliza a su madre

Fuentes policiales han revelado que fue el parricida, quien alertó al 112 de la muerte de una persona de avanzada edad en el interior de un domicilio. Según ha trascendido, Jaime y su madre, María Rosa, ya no vivían juntos. Al parecer, ella le había echado de casa en reiteradas ocasiones por su comportamiento. 

La víctima tenía entre 80 y 85 años y presentaba heridas en el rostro. De hecho, las pesquisas de los investigadores apuntan a que la mujer habría muerto horas después de recibir una nueva paliza por parte de su hijo.

Los gustos de Jaime 

De ser así, se confirmaría que el autor del crimen habría encontrado el cuerpo inerte de la anciana tendido sobre una cama, dos días después de atacarla. Los agentes del Área de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana de Barcelona se han hecho cargo de la investigación. El caso está bajo el secreto de las actuaciones.

En sus redes sociales, Jaime solía exhibir fotos del boxeador Tyron Nurse. A través de sus perfiles en dichas plataformas, difundía información negacionista de la pandemia del coronavirus y compartía imágenes de sus cantantes de rock favoritos. También tenía un perro de raza peligrosa.