Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un perro tras una reja para ilustrar el maltraro animal / EFE

La resurrección de una perrita que su maltratador arrastró tres kilómetros por el asfalto

La pequeña Nube fue atada por parte de su maltratador a un coche y la arrastró un largo camino por la carretera

4 min

La perrita Nube fue atada por parte de su maltratador a un coche y arrastrada por el asfalto. El animal dejó una línea de sangre de tres kilómetros en la carretera. A pesar de sufrir graves quemaduras y lesiones, el can ha podido seguir adelante gracias a la ayuda de Lidia, Mario y Borja. Lidia Latorre es la presidenta de la protectora de animales granadina Huellas Accitanas que recogió a la perra, Mario Urdiales es el veterinario de guardia que hizo todo lo posible para salvarla y Borja el joven que la acogió en su casa y que piensa adoptarla.

Lidia fue a buscar a Nube al lugar convenido con la Guardia Civil. La situación que se encontró al ver a la perrita fue muy dura. La mastín de pelo blanco todavía tenía atada una parte de la cuerda que casi la ahorca. La presidenta llamó entonces a su compañera Sheyla para que la ayudara con el caso tan complicado de maltrato.

Lesiones

Las profesionales llevaron a la perra a la Clínica Veterinaria Armilla, donde Mario estaba de guardia. "Me dijeron que había una perra malherida, pero en un principio pensé que había sufrido un atropello", explicó el experto para El Confidencial. "Cuando llegaron me encontré a un animal que tenía lesiones abrasivas y pérdida de piel. En algunos lugares se le veían los huesos. Un caso complicado", manifestó.

Según Urdiales, hicieron una primera valoración para determinar la capacidad cardiorrespiratoria, el estado de los órganos interiores y comprobaron que no perdía el conocimiento. "Después la anestesiamos y comenzamos a coser todo lo que pudimos, la piel estaba muy traumatizada", comentó el veterinario. Asimismo, confirmó que la perra no estaba bien cuidada porque tenía muchas garrapatas y pulgas.

Acogida

Desde ese sábado 12 de junio, el animal se recupera en Diezma (Granada) junto a Borja, el joven que la acogió y que quiere adoptarla. "Buscábamos alguien comprometido, que estuviese cerca de la clínica para continuar con el tratamiento y que fuese de Granada para que pudiésemos hacer un seguimiento de la perra", señaló Lidia.

El joven se encontró una situación muy dura cuando fue a buscarla, aunque asegura que se portó muy bien. "Los primeros días estaba en 'shock'. Lo único que hacía era dormir y comer. No reaccionaba", reveló. Aunque ha mejorado mucho desde entonces. "Está contenta e incluso te busca para que le rasques la barriga. Se levanta sola, sale a la calle. Está evolucionando superbien", afirmó para el periódico. Cuando esté recuperada del todo, pondrán al animal en adopción y buscarán un hogar seguro para ella.

Antecedentes

La Guardia Civil investiga como presunto maltratador de Nube a un individuo que 59 años que tendría antecedentes por delitos similares y que tendría un cortijo con más animales que ya está investigando el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Además, según El Ideal, ya habría sido inhabilitado el pasado mes de mayo para profesión, oficio, comercio y tenencia de animales durante un periodo de tres meses.