Menú Buscar
Una foto de la policía tras detener el funeral

La policía interrumpe un funeral para desactivar el móvil del fallecido con su huella dactilar

El joven perdió la vida tras ser abatido por un policía tras intentar huir de un control de drogas por llevar estupefacientes en su vehículo

2 min

Un agente de la policía de la localidad de Largo, Estados Unidos, asesinó a un joven de 30 años llamado Linus Philip tras ser detenido por huir de un control de drogas. 

La policía quiso darle el alto porque el joven llevaba los cristales de su vehículo tintados no homologados y al ver el control policial, decidió darse a la fuga. Tras ser abatido, los agentes realizaron un registro de su vehículo y encontraron grandes cantidades de crack, cocaína y marihuana en el maletero. 

Funeral diferente

La policía requisó los estupefacientes y el joven fue trasladado al hospital para realizarle la autopsia. Tras confirmarse su muerte por arma de fuego, la familia organizó un funeral que se vio interrumpido por varios agentes de policía. En el transcurso de la investigación para conocer de donde venían las drogas y qué cargo tenía el joven en el narcotráfico, trataron de desbloquear el móvil sin éxito. 

Con una orden judicial, los agentes acudieron a la Iglesia para desbloquear el móvil del fallecido con su huella dactilar, aunque finalmente no pudieron debido a las medidas de seguridad del aparato. La esposa del fallecido, Victoria Armstrong aseguró sentirse muy incómoda con la presencia de los investigadores y tildó su actitud de "falta de respeto". 

Por su parte, los guardias se defendieron argumentando que los fallecidos "no tienen derecho a la privacidad".