Menú Buscar
Una foto del asesino con sus hijas

Las últimas palabras del asesino de sus propias hijas tras recibir la inyección letal

Battaglia nunca se disculpó ni mostró remordimientos por el crimen de sus hijas, ni siquiera antes de morir

1 min

El estado de Texas, Estados Unidos, ejecutó el pasado jueves a John Battaglia por disparar en 2001 a sus dos hijas, de 9 y 6 años, mientras su madre escuchaba por teléfono la escena sin poder evitarla. Battaglia no se disculpó ni mostró remordimientos por el crimen de sus hijas, y sus últimas palabras fueron "¿Sigo vivo? Oh, aquí, lo noto", en referencia a la inyección letal que le habían suministrado.

El asesino saludó a su exesposa, Mary Jean Pearle, quien acudió a ver cómo moría. "Bueno, hola, Mary Jean. Los veré más tarde. Adiós. Adelante, por favor".

Intento de ejecución en 2016

En 2016 el estado de Texas intentó ejecutar a Battaglia, pero sus abogados lograron retrasar el desenlace durante dos años alegando que su cliente no estaba mentalmente apto para recibir una inyección letal. Aun así, los tribunales sentenciaron que el asesino "fingía" o "exageraba" sus problemas mentales, por lo que finalmente se le ha aplicado la pena de muerte.