Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un coche en llamas /EP

Un padre prende fuego a su coche con su hijo de 14 meses en el interior del vehículo

José Luis Deus, condenado a 23 años de prisión por el crimen, podría hacer uso de los permisos penitenciarios que le permitirían abandonar temporalmente el centro

3 min

José Luis Deus, un vecino de la localidad gallega de Paderne, ató a su hijo de 14 meses a la sillita del coche, condujo hasta una pista forestal del municipio y, acto seguido, prendió fuego al vehículo con el niño dentro.

Los hechos ocurrieron durante la tarde del 2 de octubre de 2010. Por ello, el juez dictaminó 23 años de cárcel.

Un parricidio

Durante el juicio, el parricida alegó que el motivo que le llevó a cometer el crimen fue el abandono de la medicación para sus trastornos mentales. Sin embargo, ninguno de los facultativos presentes en el juicio acreditaron la versión de Deus. En este sentido, uno de los psiquiatras calificó al acusado de “individuo que siempre quiere llamar su atención”, al mismo tiempo que tachó de “poco creíbles” sus dos intentos de suicidio.

La realidad es que detrás de esta atrocidad se esconde la venganza de un hombre que maltrataba a su mujer y que no llegó a superar la separación de ella. Pese a haber convertido la vida de Margarita Dopico en un tormento, José Luis intentó durante varios meses reconducir la relación entre ambos.

Permisos penitenciarios

Sin embargo, la negativa de Dopico a ello terminó en un macabro plan que terminaría con la vida del hijo que tenía la pareja en común. De ese trágico 2 de octubre, la mujer recuerda que el acusado la llamó varias veces durante la jornada y que esta lo puso en conocimiento de los agentes de la Guardia Civil de Betanzos. Asimismo, rememora la pasividad con la que fue atendida en una de las ocasiones por parte de unos de los agentes. 

Ahora, casi 11 años después de ese fatídico día, la justicia deberá resolver la situación del reo que, dentro de cuatro o cinco años, podrá hacer uso de los permisos que le permiten abandonar temporalmente el centro penitenciario. Una situación compleja a la que por el momento no existe respuesta.