Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los accidentes de tráfico suelen saldarse en una condena mínima como la que denuncia el padre de una joven muerta en la carretera

El padre de una joven muerta en la carretera estalla ante la condena mínima

"Si alguien quiere matar a otra persona, que no lo haga con una pistola. Que se suba a un coche y la atropelle” , afirma Carlos Soria, quien impulsa una campaña para endurecer las penas

3 min

Es la reacción humana y desesperada de un padre al conocer la condena mínima del conductor que causó la muerte de su hija. "Si mañana alguien quiere matar a otra persona, que no lo haga con una pistola. Que se suba a un coche y la atropelle” afirma Carlos Soria. Su hija, Marta, tenía 27 años cuando un conductor se saltó todas las normas de tráfico imaginables, chocó contra su vehículo y acabó con su vida en la N-240, entre Les Borges Blanques y Lleida.

La juez de Lleida que ha visto el caso ha condenado al acusado a dos años y seis meses de cárcel, frente a los cuatro años de prisión solicitada por la Fiscalía y los 15 años que pedían los padres de Marta por homicidio.

“Jamás llegamos ni a imaginar que tanta violencia al volante pudiera salir tan barata”, explican a La Vanguardia. Carlos Soria sostiene que el conductor que invadió el carril contrario iba a una velocidad muy superior a la permitida y se estrelló contra el coche de Marta “cuando hacía una carrera ilegal con otro vehículo”. La juez falla que eso no ha quedado probado, ni tampoco que ese coche circulara de madrugada con las luces apagadas.

Conducción temeraria

La sentencia condena al autor de esta muerte como ­responsable de “un delito de conducción temeraria en concurso de un homicidio por imprudencia”. Las penas más duras recogidas para estos casos en el Código Penal se reservan para kamikazes o personas que quede probado se ponen al volante con intención de matar.

Soria está inmerso en esta campaña para pedir un mayor castigo por accidentes que califica de “asesinatos viales”. Anuncia que recurrirá esa sentencia y critica que en este fallo tampoco se condene a ese conductor por omisión del deber del socorro. El coche de su hija acabó sumergido en un canal paralelo a la carretera y ninguno de los implicados en el choque advirtió a los equipos de emergencia de ese detalle, por lo que el cadáver de la joven fue descubierto más de media hora después de la colisión.