Menú Buscar
Mujer riéndose a carcajadas / CREATIVE COMMONS

El extraño caso de la mujer que se ríe con las cosquillas de los demás

Un grupo de científicos de la Universidad de California estudia el origen de un trastorno que ha dado la vuelta al mundo

3 min

La comunidad médica del mundo se encuentra sumida en el escepticismo tras el descubrimiento de un caso clínico todavía inexplicable. El peculiar caso ha dado la vuelta al mundo. Se trata de una paciente, de nacionalidad estadounidense, que sufre ataques de risa incontrolables cada vez que le hacen cosquillas a otra persona. Sin embargo, a pesar de lo que pueda parecer, no estamos ante una mujer más risueña y jovial de lo habitual, sino ante un trastorno que afecta directamente a su salud.

Una vorágine de risas

Un grupo de científicos de la Universidad de California, en San Diego, liderados por Vilayanur Ramachandran y Claudia Sellers han inicado una investigación. Empezaron sometiendo a la mujer a un sinfín de situaciones para comprobar su sentido del humor. Los resultados demostraron que la paciente reacciona de forma exagerada al ver cómo otras personas son sometidas a un ataque de cosquillas, en comparación con otras circunstancias de igual naturaleza. De hecho, esta hilaridad adquiere un nuevo matiz si ve un vídeo de ella misma mientras le hacen cosquillas, desembocando en “un apocalipsis de risa incontrolable”, relata Sellers.

Joven riéndose a carcajadas / CREATIVE COMMONS

Joven riéndose a carcajadas / CREATIVE COMMONS

¿A qué se debe este extraño síntoma? Tras múltiples pruebas, los investigadores creen que se trata de un caso claro de sinestesia de tacto-espejo, aunque el diagnóstico todavía no ha sido confirmado. Esta es una alteración sensorial por la cual una persona experimenta la misma sensación que otros cuando ve que están siendo acariciados, golpeados o agarrados.

Neuronas espejo

Esta condición del desarrollo está motivada por las famosas neuronas espejo, que juegan un papel fundamental a la hora de percibir las acciones. Normalmente, esta respuesta está relacionada con el sentido del tacto, por lo que si el paciente observa que un individuo próximo está siendo golpeado en la mejilla, él sufrirá el mismo dolor físico en esa parte del cuerpo.

Todos las personas tienen neuronas espejo, sin embargo, la mayoría poseen también las llamadas señales de veto, que ayudan a diferenciar entre las acciones que nosotros mismos protagonizamos y las que corresponden al resto de personas. Cuando alguien padece sinestesia de tacto-espejo, este bloqueo es más leve de lo habitual, lo que confunde al cerebro.