Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo del Hospital de Málaga / EP

Una mujer intenta matar a su marido y luego lo acusa de querer suicidarse

Ha sido condenada a 13 año de cárcel por agredirlo con un maletín, cortarle las muñecas con un objeto cortante y retrasar la llamada a la ambulancia para que se desangrase

3 min

Una mujer ha sido condenada a 13 años de cárcel en Málaga por delitos de malos tratos en el ámbito familia y de asesinato en grado de tentativa. Además de ingresar en prisión, se le prohíbe aproximarse a la víctima a menos de 500 metros, comunicarse con él durante 16 años y pagarle una indemnización de 31.000 euros.

Según apuntan las investigaciones, la mujer intentó matar a su marido y después lo acusó de que se quería haber suicidado. Después de una acalorada discusión en la que la víctima había reñido al hijo de ella, la mujer lo "golpeó por la espalda con un maletín". 

Lo golpea y lo secciona

Consecuentemente, el hombre cayó al suelo golpeándose contra la mesita de noche. Cuando consiguió levantarse y recuperar el sentido, se encontró a su pareja "de manera inmediata y sin posibilidad alguna de reaccionar" seccionándole la muñeca con un instrumento cortante

El hombre pudo llamar para pedir una ambulancia, pero ya se estaba desangrando, por lo que la mujer intentó por todos sus medios que no llegase. Según la sentencia, la mujer le realizó un vendaje pero colgó en dos ocasiones al 062 "haciendo tiempo para que el hombre se desangrara".

Estragos posteriores

Cuando finalmente los médicos lo atendieron, la acusada manifestó "que su marido estaba pasando una depresión grande y se estaba medicando, que se había cortado la mano y sangraba", lo cual no era cierto. De la misma forma, la mujer negó en el juicio todos esos hechos, así como que "sus explicaciones rayan en el absurdo e incurrió en numerosas contradicciones". 

Por su parte, el hombre fue ingresado en la UCI de un hospital de Málaga. Durante el camino sufrió una parada cardiorespiratoria debido a las lesiones que había sufrido. Sin embargo, al poco tiempo fue dado de alta, pero ha necesitado posteriormente tratamiento psicológico por estrés postraumático.