Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Muere una mujer rusa tras ser embalsamada viva por error en un hospital

Muere una mujer rusa tras ser embalsamada viva por error

La víctima tenía solo 27 años, la negligencia ocurrió en un hospital de Rusia cuando los médicos confundieron una sustancia

2 min

Una simple negligencia médica puede provocar la muerte. Así ha ocurrido en Rusia, donde un error médico ha acabado con la vida de una joven rusa. Ekaterina Fedyaeva, de 27 años de edad, estaba siendo sometida a una operación rutinaria cuando los doctores cometieron la negligencia de colocar un goteo de formaldehído, el que se utiliza para embalsamar y evitar la descomposición de cadáveres en lugar de una solución salina.

La noticia de este fallo médico se ha hecho viral después de que la joven pasara dos días sufriendo convulsiones y dolor por la presencia en sus venas de dicha sustancia antes de caer en coma. La joven se encontraba en un hospital de Ulyanovsk y tras el incidente fue trasladada de urgencia a Moscú, donde no pudieron salvar su vida.

Muere una mujer rusa tras ser embalsamada viva por error en un hospital

Un grupo de médicos operando a una persona en una imagen de archivo.

Los médicos no hicieron nada

La madre de la joven fallecida explicaba que ella intentó cubrirla con ropa pero no dejaba de sufrir convulsiones y temblores, según ha relatado el medio británico The Sun. La mujer ha denunciado que los médicos, al ver eso, sabían que habían hecho algo mal, pero no hicieron nada pese a ello. Asegura que les insistió en que hicieran algo al respecto, pero que no obtuvo respuesta alguna. Según detalla el diario inglés, finalmente un médico reconoció la negligencia que cometieron al equivocar formol con una solución salina.

Tras ser trasladada a un hospital en Moscú, Fedyaeva estuvo conectada a una máquina que la mantuvo con vida, pero finalmente su corazón y pulmones fallaron y murió.

Las autoridades policiales han comenzado ahora una investigación para descubrir todo lo que ocurrió. El nombre del hospital donde tuvo lugar este error médico no ha sido revelado, ni tampoco el tipo de operación rutinaria ala que la joven de 27 años se estaba sometiendo.