Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
María Isabel Ruiz quedó tetrapléjica por huir de su agresor EE

Muere la mujer que quedó tetrapléjica tras saltar por la ventana para huir de su agresor

La expareja de la víctima todavía no ha pisado la cárcel pese a tener dos sentencias condenatorias a sus espaldas

3 min

La mujer que quedó tetrapléjica mientras trataba de huir de su expareja en 2018 ha fallecido este jueves. Su agresor, que la había maltratado de manera continua en otras ocasiones, todavía no ha entrado en prisión.

María Isabel Ruiz ingresaba hace poco en el Hospital Regional de Málaga, con una infección de orina que derivó en sepsis. Este miércoles 27 de julio falleció.

Sin ver la cárcel

La hermana de Isa, como la conocían, lo tiene claro. "Por culpa de él ella está muerta", apunta a las cámaras de televisión y exige a la justicia que a las autoridades que lo detengan y "que hagan algo".

Su agresor fue condenado hasta en dos ocasiones por maltrato hacia ella. Así lo dictaron la Audiencia Provincial de Málaga y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, aún así el hombre esquivó la prisión porque presentó un recurso en el Tribunal Supremo, que todavía no ha emitido una sentencia firme.

Última agresión

Ruiz esperaba esa sentencia definitiva como agua de mayo y ha fallecido sin ver cómo su agresor pisaba la cárcel. En 2018, él le pegó un puñetazo en el ojo, la tiró al suelo y la dejó allí semiinconsciente.

La mujer que quedó tetrapléjica cuando intentaba huir de su expareja en 2018, ha fallecido. La mujer intentó escapar de su agresor, que portaba un cuchillo en la mano, saltando por una ventana. Cuando vio que ella pudo levantarse fue a por un cuchillo la amenazó de muerte.

Indignación

Isa trató de escapar por la ventana de la cocina descolgándose del alféizar quedando tetrapléjica tras la caída . "Mira cómo me ha dejado, en silla de ruedas", dijo en abril del pasado año, al acudir al primer juicio en la Audiencia de Málaga, que condenó al hombre a siete años de cárcel.

Su hermana Sandra reconoce sentir "mucha pena". "Tengo mucha rabia, impotencia de que este hombre no haya entrado todavía en prisión y tenga tantos derechos. Esta ley no es justa para tantas mujeres que hay en España", sentencia.