Menú Buscar
Una foto de Beatriz, la auxiliar de enfermería acusada de matar a la anciana / EE

La acusada de matar a una anciana en el hospital no sufre ningún trastorno

La acusada ya fue investigada por la muerte de otra paciente anciana en julio de 2015 que también estaba ingresada en la planta donde trabajaba

3 min

El informe psicosocial realizado a la auxiliar del hospital de Alcalá de Henares acusada de matar a una paciente anciana revela que no sufre ninguna patología pero destaca su "falta de empatía" y "dureza emocional".

El Juzgado de Instrucción número 4 de Alcalá de Henares solicitó el pasado mes de septiembre dos informes, uno sobre el estado mental y otro psicosocial sobre Beatriz L.D., que fue detenida y entró en prisión por el presunto asesinato de Consuelo D., de 86 años, el 2 de agosto de 2017.

Investigada por la muerte de otra paciente

La autopsia confirmó que Consuelo falleció por acumulación de aire en los pulmones, posiblemente porque alguien le inyectó aire en las venas.

Beatriz ya fue investigada por la muerte de otra paciente anciana en julio de 2015, que al igual que Consuelo estaba ingresada en la planta donde trabajaba, recuperándose de sus dolencias, cuando falleció repentinamente.

Falta de empatía y dureza emocional

En ese caso no se pudo demostrar nada contra ella, pero un juez autorizó la colocación de cámaras en su zona de trabajo, y ahora la juez investiga si la auxiliar estuvo relacionada con este fallecimiento.

El informe psicosocial explica que "Beatriz no presenta patología en su personalidad ni trastorno clínico" pero "sí se observan actualmente algunos rasgos que hablan de falta de empatía, locus de control externo, dureza emocional y cierta suspicacia".

Simulación de rasgos psicóticos

Los peritos judiciales no hallan datos reseñables sobre la etapa escolar, pautas de socialización, relaciones familiares, integración laboral o relaciones afectivas de la acusada, aunque precisan que al hablar con ella su relato "intenta mostrar una excesiva normalización de todo lo relacionado con ella", incluida su situación emocional tras la detención.

No descartan que la entrevistada "quisiera simular algún rasgo psicótico" o "intentar simular una baja inteligencia".

Por su parte, la defensa de la acusada ha vuelto a pedir su libertad, a la que se oponen las diferentes acusaciones, y ahora la jueza deberá dirimir.