Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
María Salmerón /EP

María Salmerón solo irá a la cárcel a dormir

La justicia concede el tercer grado a esta madre de Sevilla que incumplió el regimen de visitas estipulado con el padre de su hija, penado por violencia machista

3 min

La justicia ha concedido este jueves 16 de junio el tercer grado a María Salmerón. La mujer, condenada a nueve meses de cárcel por no permitir a su marido --penado por violencia machista-- visitar a su hija, y en consecuente, acusada de  incumplir con el régimen de visitas estipulado, tan solo deberá acudir a la cárcel para dormir.

Según ha informado fuentes judiciales, la concesión ha sido otorgada por la junta de tratamiento del Centro de Inserción Social (CIS) de Sevilla. De este modo, Salmerón podrá salir a trabajar de lunes a viernes y pasar el fin de semana en su casa con medios de control telemáticos.

Tercer grado con control telemático 

Pasados unos días, si no ha protagonizado ningún altercado ni se ha interpuesto una nueva denuncia en su contra, la acusada podría quedar en libertad condicionada para el resto de la condena, aunque se mantendrían los dispositivos de control electrónicos.

Salmerón fue condenada a nueve meses de prisión y al pago de 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil. A pesar de haber abonado la cantidad estipulada en el plazo otorgado, la titular del juzgado de instrucción número 6 de Sevilla decretó su ingreso en un penal el pasado jueves 9 de junio, 24 horas después de haber realizado el pago. 

Ingreso en prisión 

Con anterioridad, María había sido indultada en varias ocasiones. De hecho, esta madre de Sevilla esperaba que se le concediera una vez más la gracia al abonar parte del correctivo.

Sin embargo, la juez rechazó en esta ocasión el recurso presentado por la defensa de Salmerón para eludir su entrada en prisión. La mujer, de 58 años, y enferma crónica, ingresaba en el centro de Alcalá de Guadaira mientras su hija enviaba una carta a los medios en la cual aseguraba que su peor pesadilla se había hecho realidad.