Menú Buscar
Un agente de la Guardia Civil rescata al perro maltratado / EP

Un hombre maltrata a su perro atándole un palo largo al cuello de forma permanente

El animal fue rescatado por la Guardia Civil y trasladado a una protectora, donde fue reconocido por un veterinario y tratado de las heridas que presentaba

3 min

Agentes de la Guardia Civil investigan a un hombre de 83 años y vecino de Torremocha, en Cáceres, como presunto autor de un delito de maltrato animal. Tal y como informan desde la Benemérita, el maltratador habría colocado un palo de grandes dimensiones en el cuello de un perro de su propiedad.

Este acto cruel ha ocasionado varias heridas y lesiones al animal, rescatado por agentes del cuerpo policial. Posteriormente, fue trasladado hasta una protectora de animales cacereña, donde fue reconocido por un veterinario y tratado de las heridas que presentaba.

Lo encontraron suelto y con el palo atado

La actuación se inició cuando una dotación de la Guardia Civil, pertenecientes al Equipo ROCA de Cáceres, se encontraba en la localidad de Torremocha. Durante una patrulla de vigilancia, observaron a un perro suelto que llevaba atado al cuello un palo de grandes dimensiones que dificultaba su movimiento.

Los agentes trataron de acercarse al animal para comprobar su estado, aunque se mostraba bastante asustado y huidizo. Lograron atraparlo pero no quitarle el palo, dado que se encontraba sujeto a una cadena con un alambre "bastante grueso". Por este motivo, trasladaron al perro hasta dependencias de la Guardia Civil.

Sufrió maltrato de forma continuada

Con las herramientas adecuadas, consiguieron liberar al animal además de conocer la identidad de su propietario --mediante lectura del microchip-- antes de trasladarlo a una protectora de animales. Fue reconocido por veterinarios de la Facultad de Veterinaria, quienes determinaron que el animal presentaba una herida en el cuello así como una degeneración de la columna vertebral provocada por el peso del palo durante "un largo periodo de tiempo".

La Guardia Civil abrió una investigación de los hechos en la que pudo obtener el testimonio de varios vecinos de la localidad, quienes coincidieron en afirmar haber visto al animal durante bastante tiempo suelto y con el palo atado. Los vecinos afirmaron que, en otras ocasiones, le habían quitado el palo ellos mismos, pero que, sin embargo, al poco tiempo volvían a verlo con otro palo atado al cuello.

El dueño acudía semanalmente a 'atenderlo'

Finalmente, con el conjunto de pruebas e informes obtenidos, la Guardia Civil procedió a investigar al propietario del perro como supuesto autor de un delito de maltrato animal. Al parecer, el dueño tenía el perro en una casa de Torremocha a la que acudía semanalmente, supuestamente, para atenderlo.

El delito de maltrato animal es una figura delictiva para la que el Código Penal establece penas de entre tres meses y un día a un año de privación de libertad, así como la inhabilitación especial del mismo periodo de tiempo para, entre otras, la tenencia de animales.