Menú Buscar
Una partida de huevos, que en mal estado pueden causar salmonella

Casi 60 intoxicados en Madrid por salmonella

Desde la Comunidad piden extremar la precaución durante el verano y emiten una serie de consejos para cocinar el huevo

13.08.2019 14:53 h.
3 min

Hasta 14 brotes de salmonella se han registrado en la Comunidad de Madrid en lo que va de año y han dejado a 59 personas afectadas. Por este motivo, la Consejería de Sanidad ha pedido “extremar las precauciones” con los alimentos que contienen huevo para evitar nuevos casos de salmonelosis.

La Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad, ha recordado que en verano hay que extremar las precauciones para evitar las infecciones alimentarias que favorecen las altas temperaturas, y especialmente la que provoca la bacteria salmonella, asociada fundamentalmente con alimentos preparados con huevos, como tortillas o mayonesas.

Conservar huevos en la nevera

Desde el comienzo de 2019, en la región se han registrado 14 brotes por salmonella con 59 personas afectadas, ocurridos tanto en domicilios particulares como en restaurantes.

Para evitar problemas, Sanidad insiste en que hay que conservar los huevos en la nevera. En el caso de preparar tortillas, proceder a un cocinado completo y consumirlas inmediatamente o bien mantenerlas refrigeradas hasta el momento de su ingesta, desechándola a los dos días.

Uso de huevos pasteurizados

Con respecto a los establecimientos alimentarios, la normativa obliga al uso de huevos pasteurizados si no se cocinan completamente los alimentos. Asimismo, se aconseja mantener correctos hábitos en el manipulado de alimentos como evitar cascar el huevo en el borde del plato que se va a utilizar para batirlo (la salmonella puede estar presente en la cáscara) y no servir la tortilla en el mismo plato que se ha empleado en su elaboración.

Con respecto a las salsas y mayonesas, se recomienda elaborarlas con huevo pasteurizado o industrial; y en caso de utilizar huevo crudo prepararla poco antes de su consumo, conservarla en el frigorífico y no guardar las sobras.

Atención a personas vulnerables

Sanidad desaconseja suministrar salsas caseras hechas con huevo crudo a personas vulnerables, entre ellas mujeres embarazadas, personas mayores, niños muy pequeños o personas con problemas de inmunidad.

La salmonelosis es una infección producida por la bacteria salmonella, que ocasionalmente está presente en la cáscara del huevo. Los síntomas habituales son fiebre, diarrea y dolor abdominal que aparecen entre 6 y 72 horas tras el consumo.