Menú Buscar
Una foto de archivo de taxis en Madrid

Un hombre se entrega a la policía tras rajar el cuello a un taxista

La policía investiga el caso y busca a un segundo sospechoso que colaboró en la agresión y el robo al taxista

3 min

Un joven de 20 años, de nacionalidad española y sin antecedentes, se ha entregado este miércoles en la comisaría de Policía de Villa de Vallecas, Madrid, después de confesar una brutal agresión con robo a un taxista en Móstoles.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha informado de que la víctima explicó que dos individuos le robaron la recudación del lunes, un móvil y un GPS y que le rajaron el cuello durante un servicio. Pasada la 1 de la madrugada, uno de los dos implicados se personó en la comisaría.  

El joven está acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa. Los hechos ocurrieron sobre las 3 horas de este lunes. Dos chicos tomaron un taxi en Vallecas dirección Móstoles y poco antes de llegar a su destino, en el paseo de Goya de la localidad mostoleña, le agarraron por detrás y pusieron un cuchillo en el cuello para intimidarle con la intención de robarle. El taxista intentó evitar el atraco empotrándose contra otra vehículo que estaba estacionado en dicha calle, aunque finalmente los ladrones se salieron con la suya. 

Muestras de solidaridad 

Fedetaxi y la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid están recogiendo donativos para ayudar a su compañero mientras esté de baja. Todos aquellos que quieran colaborar pueden depositar su ayuda en la urna que se han preparado a tal efecto en la sede de Gremial, situada en la Santa Engracia, 84. El taxista fue atendido por los cortes que sufrió en el cuello y fue trasladado en ambulancia al Hospital Rey Juan Carlos, donde ingresó estable y fuera de peligro. 

Miembros de Fedetaxi y la Asociación Gremial han explicado que la víctima está “muy débil porque perdió mucha sangre” y han añadido: ”El taxista siempre está expuesto al ataque de esta panda de canallas. Un taxista sabe cuándo sale de su hogar, pero nunca sabe ni cuándo ni cómo volverá. Todo nuestro apoyo al compañero Marcos, del cual esperamos una pronta recuperación y confiamos en que pronto los miserables que le agredieron se sienten delante de un juez y caiga sobre ellos al menos, lo equivalente al sufrimiento que están provocando”.