Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de alumnos atiende a las explicaciones de su profesora / CG

Un hombre se enfrenta a la cárcel por coaccionar a la profesora de su hija

El acusado abordó a la docente porque llevó a la niña a una "charla de mujeres" sin su autorización y "ella no cree en la violencia de hombre a mujer"

3 min

Un hombre se enfrenta a un año y tres meses de cárcel por coaccionar a la profesora de su hija, después de abordarla a la salida del colegio. Todo vino por una charla impartida en la escuela acerca de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas de la Comunidad Valenciana, aprobada tanto por el centro como por la AMPA.

"Te has pasado por la cara mi autorización, donde no te permito que mi hija vaya a charlas de mujeres, porque no cree en la violencia de hombre a mujer", le increpó el acusado, quien también la amenazó con denunciarla a la televisión y al partido político VOX.

La acusó de "adoctrinar" a los alumnos

El incidente se remonta al 27 de noviembre de 2019, cuando el acusado increpó a la docente al entender que la charla impartida iba sobre la violencia de género, algo que no toleró y afirmó que lo que hacían era "adoctrinar" a los alumnos.

La profesora le reiteró que el acto no se refería a ese tema, pero las explicaciones no le sirvieron al acusado y siguió gritándole amenazas. También le aseguró que al día siguiente iría con su abogado a denunciar lo que habían hecho, así como a la televisión y a VOX.

Reincidencia en las coacciones

La maestra, que también es miembro de la Junta Directiva del Centro, denunció los hechos el mismo día en que se produjeron. La Fiscalía Provincial de Valencia pide un año y tres meses de cárcel para el acusado, además del pago de una multa de 3.300 euros y la pena de inhabilitación especial para profesión u oficio educativo, en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre durante cuatro años.

Según recoge la fiscal Susana Gisbert, el hombre ha sido acusado de un delito cometido contra los derechos fundamentales y las libertades públicas garantizadas por la Constitución, junto a otro delito por coacciones leves. Además, añade la circunstancia agravante de reincidencia en las coacciones.

Así mismo, el ministerio público reclama una orden de alejamiento de 300 metros de distancia y la prohibición de comunicación con la víctima durante seis meses.