Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sebastian, el menor brutlmente asesinado /POLICEYORK

Un hombre apaliza y mata al hijo de su pareja de 15 años con más de 100 golpes en media hora

Las grabaciones de las cámaras de seguridad del domicilio ofrecen las imágenes del crimen en el que también participó la progenitora del menor

3 min

En Leeds (Reino Unido) se celebra estos días el juicio por el asesinato de Sebastian Kalinowski, un joven de 15 años, que apareció inconsciente en la bañera de su casa, en Huddersfield, el 13 de agosto de 2021. Tras ser trasladado al hospital, los médicos no pudieron hacer nada por salvarle la vida más que certificar su defunción

El menor perdió la vida a causa de las lesiones que le provocaron la brutal paliza propinada por la pareja de su madre. Según informa la BBC, las imágenes aportadas ante el tribunal por una cámara del domicilio imputan directamente a Andrzej Latoszewski, compañero sentimental de la progenitora del malogrado, como autor del crimen.

La agresión 

En la secuencia se ve al hombre golpear de forma desmesurada al joven durante más de 30 minutos, mientras la madre, ajena a la agresión que sufre su hijo, se come una tostada en el sofá. Andrzej solo detiene su ataque para secarse el sudor de la cara. A juzgar por las imágenes, se calcula que Sebastian recibió cerca de 100 puñetazos y rodillazos en la cara y el estómago en un plazo de media hora.

Sin embargo, tanto la madre de Kalinowski, Agnieszka Kalinowska, como su pareja, niegan haber asesinado al menor. De hecho, tan solo él admite parte de la culpa en lo que califica la paliza de un "homicidio involuntario". No obstante, la autopsia señala que el joven murió en la bañera a causa de las múltiples fracturas que presentaba en las costillas.

Las cámaras de seguridad un elemento clave en la investigación 

Las imágenes en las que se ve al imputado agredir brutalmente al menor han conmocionado a todo el país. El vídeo, que fecha del 30 de julio de 2021, se ha reproducido esta semana ante el Tribunal del Leeds. En él, se muestra al quinceañero mientras es agarrado por la camisa y arrastrado por el salón de la vivienda. Acto seguido, es atacado.

En la vista, el fiscal ha apuntado a que las cámaras fueron instaladas por la pareja para "vigilar y ejercer control sobre Sebastian a distancia". Si bien las grabaciones de los días siguientes reflejan nuevas agresiones al menor por parte de la madre y su pareja. Dos semanas después, el 13 de agosto, el joven perdía la vida.