Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dispositivo de la Guardia Civil, en Sueca, mientras el filicida pasa a disposición judicial /EP

La excusa del filicida de Sueca: "Si hubiera vuelto a mi lado esto no habría pasado"

El padre acusado por matar a su hijo de 11 años en Sueca reconoce ante el juez que mató al menor para causar el mayor dolor posible a su mujer

3 min

La muerte de un joven de tan solo 11 años a manos de su padre en la localidad valenciana se ha convertido en el primer caso oficial de violencia vicaria de este 2022 en España. El filicida acabó con la vida de su hijo Jordi después de amenazar en reiteradas ocasiones a su mujer, y madre del menor, a quien, en comparecencia ante el juez ha culpado directamente del asesinato por haberse separado de él: "Si hubiera vuelto a mi lado esto no habría pasado", le ha recriminado.

El acusado, José Antonio A. C., un hombre de 47 años, que contaba con una orden de alejamiento desde el pasado mes de julio por parte de la mujer, se encuentra ya en prisión provisional sin fianza después de que el titular del Juzgado de Instrucción número cuatro de Sueca. Su auto de ingreso en prisión recoge hasta cuatro delitos.

Se le imputan cuatro delitos 

En primer lugar se encuentra el asesinato por muerte alevosa del menor con agravante de parentesco, seguido de maltrato psicológico a la madre por violencia vicaria. Además se le imputa también un episodio de malos tratos, ocurrido en marzo de 2021, y un quebrantamiento continuado de condena por incumplir de forma recurrente la orden de alejamiento interpuesta en su contra.

Durante su comparecencia ante el juez, el asesino reconoció que acabó con la vida de su propio hijo porque sabía que era lo que su exmujer más quería en este mundo. Era la única forma que tenía para causarle un dolor inhumano.

El acoso de José Antonio a María Dolores

Según el entorno de María Dolores, “la mujer está muerta en vida, solo quiere irse con su hijo”. Al parecer, desde que la pareja se separó el pasado verano, tras la agresión sufrida en el mes de marzo, José Antonio no dejaba de acosar a su exesposa con mensajes y llamadas para que volviera con él.

El asesinato del menor tuvo lugar el pasado domingo 3 de abril, minutos después de las dos del mediodía, tan solo una hora después de que la mujer dejase a su hijo con su progenitor para que pudiera celebrar el cumpleaños del adolescente con él. A las 13:30 horas, la madre de Jordi recibiría un mensaje del pequeño en el que pedía que le fuera a recoger: no quería estar con su padre. Poco más tarde, su padre acabaría con su vida asestándole en el cuello dos puñaladas con un cuchillo de cocina.