Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Bernardo Montoya, a su llegada a la Audiencia Provincial de Huelva /EP

Empieza el juicio contra Bernardo Montoya: acusado de la muerte de Laura Luelmo

La fiscalía solicita 32 años de prisión permanente revisable por los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato

3 min

Este lunes 15 de noviembre arranca el juicio contra Bernardo Montoya, el acusado de la muerte de Laura Luelmo, en el municipio de El Campillo (Huelva), en diciembre de 2018. Aunque en primer momento, Montoya confesó ser el autor del asesinato de la joven profesora de 26 años, meses más tarde cambiaría su versión de los hechos y declararía su inocencia.

El presunto asesino ha llegado a la Audiencia Provincial de Huelva, minutos después de las 9:30 horas de la mañana, entre fuertes medidas de seguridad. La fiscalía solicita por él 32 años de cárcel y prisión permanente revisable por los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato.

78 minutos de tormento

De hecho, según relata el fiscal, el acusado, vecino de Laura, asaltó a su víctima en la tarde del 12 de diciembre de 2018, cuando la joven llegaba de la compra. Luelmo se había trasladado al municipio hacía tan solo cinco días por motivos de trabajo: debía cubrir una baja como profesora de Plástica en el instituto de Educación Secundaria Vázquez Díaz en Nerva, a pocos minutos de El Campillo.

Tras ser aborda por Montoya, este la introdujo a la fuerza en su casa, donde la maniató y le propinó varios golpes hasta dejarla malherida. Fue entonces, cuando la metió en su habitación para agredirla sexualmente. Una vez terminada la violación, volvió a golpearla hasta que finalmente, la mató asestándole un golpe con un objeto en la cabeza.

Tres años en prisión provisional sin fianza

Acto seguido, la introdujo en el maletero de su vehículo para deshacerse del cadáver. La Guardia Civil encontró el cuerpo sin vida de Laura el 17 de diciembre de 2018, cinco días después de su desaparición, en una zona de difícil acceso conocida como Las Mimbreras, en la carretera nacional N-435. Más en concreto, en el punto kilométrico 166. Desde su secuestro hasta su fallecimiento, transcurrió un lapso de 78 minutos. Una hora y casi 20 minutos de angustia, tortura y violencia.

Un día después, sería detenido y enviado a prisión provisional sin fianza hasta ahora, puesto que contaba con antecedentes penales al imputarle varios delitos de allanamiento de morada, un delito de obstrucción a la justicia y un delito de asesinato. El juicio dará comienzo este lunes con la constitución del jurado popular y la posterior declaración de Montoya. Si bien, se alargará hasta al jueves por la declaración de varios testigos.