Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El volcán de Cumbrevieja, en la isla de La Palma, en erupción /EP

Empeora la calidad del aire en La Palma

La llegada de una masa de aire caliente conllevará el aumento de polvo sahariano en suspensión que dificultará la dispersión de los gases volcánicos

3 min

El volcán de Cumbrevieja no da tregua. La expulsión de gases, ceniza y lava sigue sin cesar, un motivo por el que desde Pevolcán prevén que en las próximas horas se puedan producir nuevos confinamientos, debidos también a la intrusión de polvo sahariano.

Según señala Miguel Ángel Morcuende, director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, los pronósticos meteorológicos revelan que a partir de la jornada de mañana llegará una masa de aire continental, procedente del norte de África, que empeorará la calidad del aire en la zona oeste de la isla. No obstante, esta situación permitirá una operatividad sin problemas en el aeropuerto palmero, puesto que se encuentra en el lado opuesto del territorio. 

Entrada de una masa de aire caliente

Morcuende remarca que el desplome de la bolsa de aire caliente provocará problemas en cuanto a la liberación de gases. Por este motivo, subraya que desde Pevolca se va a monitorizar y vigilar esta concentración.

Asimismo, avanza que, de ser necesario, se aplicarán las medidas de confinamiento de la población, tal y como ya se ha hecho en las dos ocasiones anteriores. Con todo, la entrada de viento del este dispersará también las cenizas hacia el oeste y desplazará el penacho emanado por el volcán hacia el océano Atlántico.

Balance

 El episodio eruptivo que dio comienzo el pasado 19 de septiembre deja ya un total de más de 6.000 personas evacuadas, casi 700 hectáreas de terreno arrasadas y 1.458 edificaciones dañadas --muchas de ellas viviendas-- por el avance inexorable de los ríos de lava en su camino hacia el mar. En concreto, un 8% de la superficie de la isla ya ha quedado sepultada por la erupción.

En las últimas horas se ha evacuado el barrio de La Laguna, en los Llanos de Aridane por la cercanía de los ríos de lava al núcleo urbano. Es también en el mar, donde las coladas han creado un delta lávico, denominado fajana, que supera ya las 32 hectáreas y los 500 metros de diámetro.