Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El colegio Montealto (Madrid), donde se produjo el atropello mortal a una niña de cinco años / EP

La emotiva carta de los padres de la niña atropellada en el colegio Montealto

La pequeña, de cinco años, falleció el pasado jueves a las puertas de su escuela cuando una mujer se equivocó de marchas y se la llevó por delante con su coche

3 min

El colegio Montealto de Madrid llora la muerte de una de sus alumnas. Una niña de cinco años falleció el pasado jueves a las puertas de su escuela. Una mujer la atropelló en lo que se investiga como un error al volante, ya que la acusada asegura que se equivocó de marchas. 

La mujer embistió a la pequeña María y a otras dos niñas, de 10 y 12 años respectivamente, a la salida de clase. Estas dos últimas, sin embargo, fueron trasladadas al hospital y permanecen estables

Desgarradoras palabras

Después de unos días del trágico suceso, los padres de la niña, María y Álex, han publicado una carta en la que agradecen todas las muestras de cariño que han recibido desde entonces: "Estamos abrumados por tantísimas muestras de cariño. No nos vemos capaces de leer tantos mensajes de cariño porque estaríamos todo el día llorando y no nos lo podemos permitir". 

Con todo, los padres aseguran que tienen a otros cinco niños a cargo y que ahora deben hacer frente a proteger a los suyos. Sin embargo, han querido tener unas palabras con María, la mujer que atropelló a su pequeña, que, según aseguran, "le ha tocado el peor trago del accidente. No tiene culpa alguna". 

Eternamente agradecidos

Las palabras de agradecimiento no han cesado y también han recordado la gran labor que hicieron en el suceso el "Samur, policía y bomberos del ayuntamiento de Madrid, que nos atendieron con tanto cariño y profesionalidad". La actuación que llevaron a cabo les hace "estar muy orgullosos de nuestra España querida". 

Por último, el padre ha querido desvelar un simbólico detalle que ambos han adoptado a raíz del fallecimiento de la pequeña: "María y yo para poder dormir compartimos a Dumbo el elefante de peluche de nuestra bebé, pero con la certeza de que Mariquilla está gozando más que nunca en el cielo porque era disfrutona de la vida. Damos gracias a Dios por estos cinco maravillosos años que nos ha regalado con ella".