Menú Buscar
Foto de archivo de bebés en un hospital

Detienen a una pareja por vender a su recién nacido por 1.150 euros

La pareja compradora, residente en Francia, también ha sido condenada a la misma pena en el mismo proceso

6 min

Un juzgado de San Sebastián ha condenado a dos años y tres meses de prisión a una pareja guipuzcoana que vendió a su bebé por 1.150 euros. Los compradores, un hombre y una mujer residentes en Francia, han sido condenados a la misma pena.

Según se desprende de la sentencia del caso, durante el juicio los cuatro acusados se mostraron conformes con la condena que solicitó la Fiscalía como autores de un delito de alteración de paternidad, en su modalidad de entrega del menor a cambio de una compensación económica, en el caso de los progenitores, y de recepción del menor, en el de los compradores. Los padres del niño padecen una discapacidad intelectual que en el caso de la madre alcanza el 65% y del 33% en el de él.

Desamparo previo

Los hechos ocurrieron en el año 2015, cuando los padres abandonaron el País Vasco para irse a residir primero a Oliva, Valencia, y posteriormente a Gandía, ante la posibilidad de que la Diputación Foral de Gipuzkoa asumiera la custodia de sus dos hijos mayores, que actualmente tienen 4 y 2 años, "por existir una situación de desamparo". El texto precisa que al poco tiempo la pareja tuvo un tercer hijo, cuya crianza decidió "no asumir" y optó por "entregárselo a otras personas a cambio de una cantidad de dinero".

En este contexto, amigos en común pusieron en contacto a los padres del bebé con la otra pareja de acusados con los que llegaron a un "acuerdo" para que "se quedaran con el niño" que se gestó, a cambio de dinero. Este pacto, prosigue la sentencia, se plasmó en el envío de distintas cantidades económicas que sumaban un total de 1.150 euros, unos pagos que se realizaron a través de una empresa de mensajería, entre los meses de abril y mayo de 2016.

Previamente la acusada ofreció el cuidado del futuro bebé a una conocida que la había ayudado en varias ocasiones, quien rechazó el ofrecimiento y puso los hechos en conocimiento de los Servicios Sociales de la Diputación, que abrió una investigación.

En julio de 2016, la procesada dio a luz al varón en el Hospital Donostia, tras lo que personal del Servicio Foral de Urgencias Sociales acudió al centro con una orden para que el menor "fuera apartado de la madre" y tuvo un ingreso "social en la unidad de neonatología". Un día después, tras una entrevista con una trabajadora social "en la que la acusada negó haber puesto a su hijo a disposición de terceros y ante la ausencia de otros datos, la Diputación acordó que el menor fuera reintegrado a su madre".

Dos días más tarde, la mujer que quería hacerse con el bebé acudió al Hospital donde la madre le hizo entrega del niño y, unas jornadas más tarde, el 13 de julio, los cuatro imputados acudieron al Registro Civil donde "de forma falsaria" aportaron los datos del comprador, por lo que el niño quedó inscrito con el primer apellido de este hombre y con el segundo de la madre biológica. Al día siguiente, la pareja compradora se trasladó a Francia con el recién nacido, aunque en esa misma fecha, "por motivos desconocidos", la madre presentó una denuncia contra las personas a las que había entregado a su hijo. En dicha denuncia aseguró que su hijo había sido sutraído "sin contar con su consentimiento, mediante presiones psicológicas", versión que fue ratificada por el padre del bebé.

La pareja residente en Francia mantuvo en su poder al niño hasta que fue localizada y detenida por las autoridades del país vecino. Además, de las citadas penas de prisión, la sentencia del caso inhabilita a los padres del menor para el ejercicio de la patria potestad sobre sus tres hijos durante cuatro años, mientras que a los dos compradores les inhabilita por este mismo período para el ejercicio a la tutela, curatela, guarda o acogimiento que pudieran tener sobre cualquier menor. La resolución judicial ordena finalmente la inscripción del menor afectado en el Registro Civil con los apellidos correspondientes a sus padres biológicos.