Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La casa donde vivía el bebé /EP

Detienen a los padres de un bebé de un año por no prestarle los mínimos cuidados

Fue la abuela del menor quien denunció ante la Policía Nacional las condiciones en las que vivía el pequeño

3 min

La Policía Nacional ha detenido a los padres de un bebé de un año en Sevilla por desentenderse por completo de los cuidados de su hijo. El menor vivía en el interior de un piso rodeado de basura y estaba sin vacunar.  

Fue su abuela quien alertó al cuerpo policial de la situación de vulnerabilidad que sufría el pequeño. En su denuncia, la mujer expuso que su nieto vivía en las "mínimas condiciones de higiene y salubridad, en completo desorden y con basura esparcida por todos sus rincones".

Padres toxicómanos 

Asimismo, informó también que en el domicilio había ratas y señaló, además, que tenía miedo de que el niño pudiera ingerir “accidentalmente” algún resto algún resto de las sustancias estupefacientes que consumían habitualmente sus padres en el hogar, ya que ambos eran toxicómanos.

En una nota a los medios de comunicación, la Junta de Andalucía ha dado a conocer que los progenitores del infante contaban con varias órdenes de detención e ingreso en prisión por la comisión de “numerosos” hechos delictivos. Por el momento, se encuentran en prisión provisional a la espera de ser procesados por los múltiples delitos que se les atribuyen.

No constaba en el Registro Civil

A raíz de la denuncia presentada por la mujer, los investigadores averiguaron que, además de no haber recibido la pauta vacunal obligatoria, el menor tampoco había sido inscrito en el Registro Civil. Tras ser conocedores de todo ello, solicitaron a la justicia la orden judicial para acceder al interior del domicilio.

Una vez en la vivienda, fueron los agentes del Área de Protección al Menor pertenecientes a la Jefatura Provincial de Sevilla, de la Unidad del Cuerpo Nacional de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía, quienes llevaron a cabo la detención de ambos progenitores. Desde entonces el menor permanece bajo la tutela y guarda de la Junta en un centro de protección.