Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Persona utilizando un móvil /EP

Despedido por enviar imágenes de su miembro erecto a una compañera de trabajo

Tras pedir perdón a la mujer, el hombre aseguró que no lo había hecho para herirla sino como muestra de halago porque se sentía atraído por ella

3 min

El juez de la Sala de Lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha declarado procedente el despido de un trabajador después de que el empleado enviase siete fotografías de su pene en erección a una compañera de trabajo por correo electrónico. Tras darse a conocer el escándalo, el hombre le pidió disculpas y le aseguró que no lo había hecho como ofensa sino como “halago”, ya que se sentía fuertemente atraído por ella.

Según la sentencia, en un primer momento la mujer pensó que las instantáneas no iban dirigidas a ella y que se trataba de un correo basura. Si bien, en la última comunicación, la destinataria de los archivos apreció como su rostro figuraba de fondo de pantalla en el ordenador que se encontraba justo detrás del miembro.

Denuncia

Tras poner en conocimiento a su superior de lo ocurrido, la mujer acudió ante la policía para interponer una denuncia contra la persona que le había enviado las fotografías. Por su parte, el jefe de la empresa habló con el trabajador para comunicarle que iba a ser demandado.

Después de encontrarse con el responsable, el encausado llamó a su compañera para pedirle que no interpusiera la denuncia. Además, le confesó que quería contarle “algo muy importante”, relacionado con el asunto en cuestión.

Fuerte atracción por ella 

Fue entonces cuando ambos se encontraron en la sede de la empresa y él le pidió disculpas. Asimismo, reconoció que no lo había hecho con la intención de causarle daños, todo lo contrario: le había enviado los correos como halago “porque le ponía”.

Las disculpas del hombre no lograron convencer a la mujer, que al final acabó denunciando lo ocurrido. La empresa despidió al trabajador por medio de una carta al considerar que había tenido "una conducta totalmente censurable que no se puede permitir”, la cual "constituye una grave falta de respeto y consideración a la dignidad de su compañera de trabajo", dice la misiva.