Menú Buscar
Tres personas sujetan la bandera del Estado Islámico en una imagen de archivo /EFE Descubiertas ruinas cristianas territorio que ISIS controló

Descubren unas ruinas cristianas sobre un territorio que el ISIS controló en Siria

Una serie de pasajes bajo tierra podrían conformar las áreas en la que los cristianos se ocultaban del Imperio Romano en el siglo III y IV

05.05.2018 11:23 h.
2 min

El Estado Islámico o ISIS ocupó durante dos años la ciudad siria de Manbij al norte del país sin fijarse en una puerta muy especial sobre un montículo de tierra que conducía a las ruinas de un antiguo refugio cristiano. Este lugar descubierto ahora podría tratarse de una de las viejas iglesias bajo tierra que usaron los cristianos para ocultarse del Imperio Romano. En él había multitud de cruces y escrituras grabadas en columnas, paredes y piedras.

Las ruinas están conformadas por diversos túneles que podrían servir como pasajes que los antiguos cristianos habrían utilizado para ocultarse y escapar. El hallazgo podría pertenecer al siglo III o IV después de cristo, según el arqueólogo nortemericano John Wineland citado por el medio estadounidense Fox News que ha grabado las imágenes de este descubrimiento.

Dificultades para investigar

El líder del Consejo del Comité de Exploración de las Ruinas en Manbij, Abdulwahab Sheko, explicaba a Fox News que desde que comenzaron a investigar esta zona en otoño de 2017 han contactado con equipos y organizaciones arqueológicas internacionales para identificar los restos del lugar. El problema es que la peligrosa situación bélica de Siria ha provocado que aún no hayan acudido especialistas arqueológicos a la zona.

ISIS controló la zona de Manbij donde se encontraban estas ruinas entre el año 2014 y 2016 sin tener constancia de las mismas, lo que permitió que no fueran destruidas por el grupo terrorista como ya hicieron con otras ruinas cristianas. En 2016, las Fuerzas Democráticas Sirias, con el apoyo de Estados Unidos, lograron expulsar al Estado Islámico de este lugar.

Una de las esperanzas de Sheko es que el Vaticano tenga constancia del descubrimiento de estas ruinas y envíe a alguien para investigarlas y conocer más sobre ellas. Al igual que esta, podría haber otros lugares cristianos similares en las zonas de alrededor.