Menú Buscar
Patrick, el descuartizador de Pioz

Los mensajes del descuartizador de Pioz a su novia horas antes de entregarse

Las revelaciones del joven que mató a sus tíos y primos de 4 y 1 años a puñaladas asume su carácter violento y agresivo

6 min

Patrick Nogueira, conocido también como el descuartizador de Pioz, protagonizó en octubre de 2016 la matanza de sus tíos y de sus primos pequeños, de tan solo 4 y 1 año de vida. Patrick confesó los crímenes asegurando: “Sentí un odio irrefrenable, algo me decía que tenía que matarlos”.

El joven se dio a la fuga tras el crimen, pero un mes después decidió volver a España. Según revela El Español en exclusiva, en su viaje de regreso antes de entregarse a la policía, el asesino escribió por WhatsApp a su novia sobre sus crímenes y cómo sería su vida en el futuro.

“No eres malo mi amor”

En los mensajes, reproducidos a continuación, puede verse la comprensión de la novia hacia el joven, que deseaba que saliera cuanto antes de la cárcel para estar con él y conjeturan juntos sobre la posible condena.

—E: Eres una gran parte de mí.

—P: Sí.

—P: Pero no creo que sea algo para llevar para siempre.

—P: Porque otra parte de mí es la violencia. Tú estás allí, compitiendo con ella.

—E: Pero mi fe es más grande. No eres malo mi amor.

—P: Lo sé. Voy a tener derecho a la ciudadanía europea. Te la dan con cinco años de residencia.

—E: ¿Te la dan? ¿Aunque estés en la cárcel?.

—P: Sí. Y voy a sacar una carrera y trabajar ahí.

—E: Me prometes.

—P: ¿Qué?.

—E: Que cuando salgas, ¿vas a venir a buscarme?.

—P: Hahaha. ¿Tú no piensas en casarte? ¿Tener hijos? Voy a intentar salir cuanto antes. Pero no sé cuánto tiempo estaré.

—E: Creo que no vas a pasar 25 años.

-P: Yo también creo que no.

-P: Aún no sé qué va a pasar. Puede que salga dentro de 5 años. Pero también puedo pasar 15. Va a depender de lo que dicte el Tribunal.

Sin embargo, sus palabras van más allá y le habla a su novia sobre su “naturaleza de asesino”.

-P: Yo nací para eso.

-E: No naciste para eso. Tu crees que sí.

-P: Jajaja. Vale, de acuerdo.

-E: Naciste para matar. Eso no es una película. Es la vida real. No se puede solucionar las cosas con bromas.

-P: Jajaja ¿Tú me estás diciendo eso? Yo sigo mis instintos.

-E: Porque parece que no lo sabes. ¿Realmente crees que naciste para eso?

-P: No exactamente para eso.

-E: Por favor.

-P: Pero yo hago lo que mi cuerpo me pide. Perdona si soy extremadamente impulsivo. Perdona si solo soy un mono.

-E: Si no sientes placer con el resultado, ¿qué te lleva a hacer eso?

-E: Perdona no.

-P: Eso se llama expectativa sobre la fantasía. Si el resultado no te da placer, ese es otro problema.

(...)

-P: ¿Qué opinas? Sobre lo que la gente ahí piense. Que voy a hacerte daño. Yo sé que no y si tu pensases que sí, no habrías venido. ¿Ya ha pasado por tu cabeza algo así?

-E: No.

-P: ¿Crees que yo podría hacerte daño?

-E: Nunca.

-E: ¿Ya tuviste ganas de matarme? De verme llena de sangre.

-P: Aunque parezca, no. Lo que tengo, a veces, es un poco de rabia de ti. No es rabia. Me irrito un poco, pero luego se pasa. Cosa de 5 minutos.

Sus mensajes, claves en el juicio

Esta conversación se ha podido conseguir gracias al riguroso y extenso análisis de la Guardia Civil sobre el teléfono del asesino.

Días antes de entregarse, el joven mandó a su novia un mensaje definiéndose a sí mismo: “Ester, este es un camino sin retorno. Mi tumba está cavada desde niño. Soy así desde pequeño. Ya no me importa nada de eso. Yo nací para la violencia”.

Patrick irrumpió en la casa de sus tíos y acuchilló a todos los miembros uno por uno. Para esconder el delito, descuartizó todos los cuerpos y los abandonó en bolsas en la misma vivienda, ubicada en Pioz, Guadalajara.