Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo del hospital Virgen de las Nieves (Granada) / EP

Condenado el Servicio Andaluz de Salud por no comunicar un cáncer a un paciente que murió

El centro tendrá que indemnizar a los familiares del fallecido con casi 200.000 euros por no haber comunicado su diagnóstico

3 min

El Servicio Andaluz de Salud ha sido condenado por la Justicia a indemnizar con casi 200.000 euros a los familiares de un paciente que fue diagnosticado de cáncer pero cuyo resultado no fue comunicado. De esta manera, no se administró el tratamiento pertinente al enfermo, que, con metástasis, falleció tres años después. 

El hombre en cuestión murió en diciembre del 2018 a los 66 años a consecuencia de un carcinoma esofágico metastásico. Sin embargo, todo empezó el 29 de julio de 2015, cuando el paciente acudió al hospital Virgen de las Nieves de Granada para hacerse una endoscopia digestiva, tal y como habían pedido los especialistas de Nefrología.

Grave diagnóstico

Así las cosas, la prueba dio como resultado un cáncer de esófago, pero este diagnóstico no fue comunicado ni al paciente ni al resto de especialistas que lo atendieron. Tres años después, el mismo hombre acudió a la consulta de Cirugía General y Digestiva por un sangrado esporádico derivado de hemodiálisis. 

Fue entonces cuando el especialista que lo atendió se dio cuenta de que en el historial clínico del enfermo constaba dicha endoscopia con el temido diagnóstico. Un cáncer que estaba ya en estado avanzado, ya que en todo el tiempo transcurrido, entre 2015 y 2018, no se había pautado tratamiento alguno. 

Imposibilidad de tratamiento

Sin embargo, ya no pudieron hacer nada por el hombre: falleció a los tres meses en su domicilio con metástasis, donde fue trasladado en estado terminal. Según la demanda de los familiares, la tardanza de tres años en el diagnóstico "motivó el agravamiento y la imposibilidad de un tratamiento que minimizara los efectos del cáncer que padecía, de tal forma que, de haberse diagnosticado y tratado en su tiempo, o no habría fallecido o lo habría hecho más tarde". 

Aunque el Servicio Andaluz de Salud reconoció que hubo una demora en comunicar y establecer el tratamiento del cáncer diagnosticado al paciente al haber pasado desapercibido el resultado de la biopsia realizada en 2015, la sentencia del juzgado granadino afirma que "el error sufrido es que, existiendo diagnóstico, no fue ni comunicado ni tratado, y cuando se hizo, ya estaba este en estado metastásico y el paciente en situación terminal".