Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de sanitarios contra el coronavirus en China / EP

China confina a 13 millones de habitantes por un brote de coronavirus en Xian

El país donde originariamente empezó el coronavirus se mantiene firme en la política de tolerancia cero frente a la enfermedad

2 min

China confinó a 13 millones de habitantes por un brote en Xian el pasado miércoles. Sus habitantes se encuentran en cuarentena hasta nueva orden, como medida preventiva y en sintonía con su política de tolerancia cero frente al coronavirus

La ciudad registró tan solo 143 positivos desde el pasado 9 de diciembre; unas cifras que podrían ser insignificantes en otros lugares, pero que resultan determinantes en este país. El confinamiento y aislamiento, por tanto, se ha convertido en la mejor receta para combatir el virus. 

Tolerancia cero contra el virus

Los métodos que utilizan actualmente son una versión refinada de los adoptados hace casi dos años en Wuhan, donde se detectaron los primeros casos de covid-19. Desde el jueves, los colegios, restaurantes y locales comerciales de Xian permanecen cerrados; el transporte público ha limitado su aforo; y tan solo un miembro de la familia puede salir a comprar cada dos días lo imprescindible.

En la misma línea, quien desee abandonar la ciudad, deberá presentar una prueba negativa, su código de salud digital en regla y un certificado que justifique la necesidad imperiosa de su desplazamiento. Por el resto, vuelta a marzo de 2020

Grandes beneficiarios

Después del primer gran colapso que vivió la ciudad de Wuhan por aquellas fechas, China no ha vuelto a registrar grandes olas, sino más bien rebrotes puntuales de gravedad variable que han sido eliminados en semanas gracias a las estrictas medidas que se han aplicado. 

Esto le ha traído grandes beneficios a la ciudad, como por ejemplo, ser la primera gran economía en iniciar una recuperación tras la crisis. Sus exportaciones se dispararon y su rápido crecimiento inicial se ha moderado en los últimos meses. A todo esto, se le suma el ritmo desenfrenado de vacunación que llevan: el 76% de los 1.400 millones de habitantes tienen la pauta completa