Menú Buscar
Chile picante / CREATIVE COMMONS

Un hombre sufre los terribles efectos del chile más picante del mundo

El paciente comenzó a sufrir un grave y repentino dolor de cabeza

3 min

¿Has oído hablar alguna vez del Carolina Reaper? Se trata del chile más picante del mundo, un ejemplar cuyo valor supera los dos millones de unidades Scoville, término que mide la magnitud de este intenso sabor. Para poder comparar con un producto conocido por todos, los jalapeños clásicos apenas tienen unas 8.000 unidades Scoville y su efecto en nuestro paladar puede ser devastador.

No es de extrañar que la comunidad médica se muestre precavida ante el consumo de esta variedad de chile, ya que puede tener consecuencias nocivas para la salud. Y sino que se lo pregunten al protagonista de esta historia.

Si eres propenso a los dolores de cabeza, evita el chile

Un grupo de investigadores del Centro Médico Bassett de Nueva York, en colaboración con el Sistema de Salud Henry Ford de Detroit, publicó recientemente el caso clínico de un hombre que acudió al servicio de urgencias con náuseas y un intenso dolor de cabeza. El paciente comenzó a sufrir los síntomas después de participar en un concurso que retaba a los participantes a comer un chile Carolina Reaper.

Hombre con dolor de cabeza / CREATIVE COMMONS

Hombre con dolor de cabeza / CREATIVE COMMONS

Tras cumplir con el reto, el hombre de 34 años provocó la aparición de una extraña afección conocida como cefalea del trueno. Este término describe un dolor de cabeza brusco y repentino, que dura alrededor de un minuto y cuya reincidencia tiene lugar cada pocos segundos. Hasta el momento, su origen estaba relacionado con el consumo de ciertos medicamentos, como los antidepresivos, y los estupefacientes, pero nunca con la ingesta de alimentos picantes.

Una amenaza para la salud del cerebro

Finalmente, los médicos determinaron que el consumo de chile desencadenó en el paciente un síndrome de vasoconstricción cerebral reversible. Es decir, un trastorno que se caracteriza por la compresión excesiva de las arterias del cerebro. Un efecto que, afortunadamente, no está acompañado de un problema neurológico posterior.

Otras causas subyacentes pueden ser una hemorragia subaracnoidea, la disección de la arteria cervical o una trombosis venosa cerebral. Una vez decretado el diagnóstico, el estado de salud del paciente mejoró progresivamente, recibiendo el alta hospitalaria tras cinco semanas de intensos dolores. El escáner cerebral demostró que sus arterias habían vuelto a la normalidad, aunque seguro que su pasión por el chile jamás volverá a ser la misma.