Menú Buscar
Tammie Jo Shults piloto

La capitana del vuelo de Southwest es una antigua piloto de combate

La capitana del vuelo salvó la vida de 149 personas al realizar un aterrizaje de emergencia con un solo motor y sin perder los nervios

3 min

La capitana del vuelo de Southwest 1380, en el que murió una pasajera el pasado martes, se ha convertido en la heroína de Estados Unidos. Con su temple y calma consiguió salvar la vida de 147 pasajeros y realizar un aterrizaje de emergencia con un solo motor en funcionamiento. 

A 9.000 metros de altura, el motor izquierdo de la aeronave estalló y propulsó un objeto que impactó en la ventanilla de la fallecida, una ejecutiva del banco norteamericano Wells Fargo. La piloto, Tammie Jo Shults de 56 años, supo reaccionar a la perfección y no perder el temperamento en una situación límite que podría haber acabado con la vida de todo el pasaje y la tripulación, en concreto 143 personas y cinco tripulantes.

Sin perder los nervios, la piloto estabilizó la nave y procedió a un aterrizaje de emergencia en Filadelfia que le valió el aplauso de los pasajeros. 

Piloto en el ejército

La sangre fría de Shults, que se ha podido comprobar en las conversaciones grabadas que mantiene con la torre de control, tienen una explicación. Shults fue durante los años 80' y 90' piloto de combate, y pese a que nunca pudo entrar en operaciones de combate por las restricciones legales que entonces sufrían las mujeres, si recibió el entrenamiento y se distinguió como instructora de vuelo, capitana de todo tipo de aeronaves militares y pionera en el manejo de los terribles y supersónicos F/A 18 Hornet.

En 1993, con el grado de comandante, colgó el uniforme de la aviación y empezó su nueva vida como piloto de Southwest. Hasta entonces su vida ha sido tranquila, madre de dos hijos y casada con otro expiloto de combate, Shults tuvo que enfrentarse a una verdadera prueba el pasado martes y que superó con creces. 

Su frase, escueta y directa a la torre de control: "Hemos perdido parte del avión” se ha vuelto viral. Los pasajeros del vuelo han reconocido que la actuación de la piloto fue excepcional y tuvo los nervios de acero. Desafortunadamente, la única víctima del accidente falleció en el hospital por los traumatismos sufridos en cabeza, cuello y torso. La capitana Shults no ha efectuado declaraciones.