Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos sanitarios descargan la camilla de un paciente en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) en plena pandemia de coronavirus / EFE

Aparece viva una anciana a la que habían enterrado tras fallecer por Covid

Se trata de un error de identificación, ya que en realidad había muerto la usuaria con la que compartía habitación

3 min

Si pensábamos que el mundo no nos podía sorprender más, estábamos muy equivocados. El pasado 13 de enero se notificó la muerte por coronavirus de una anciana de la residencia San Bartolomeu de Xove (Lugo) a su familia. Sin embargo, fue un error de identificación, ya que en realidad había fallecido otra usuaria con la que compartía habitación.

El incidente ocurrió en el geriátrico Os Gozos de Pereiro de Aguiar (Ourense), donde la Fundación San Rosendo dispone de una planta para atender a usuarios de residencias diagnosticados de Covid-19. Hasta allí se desplazaron el pasado 29 de diciembre a un total de 11 ancianos con coronavirus desde la residencia de Xove.

Identidad equivocada

La Fundación ha explicado en un comunicado que estos traslados se realizaron con ambulancias del Hospital de Burela y "con el consentimiento de las familias y las consellerías de Sanidade y Política Social de la Xunta".

Entre los mayores desplazados se encontraban dos mujeres, vecinas de Xove, que tenían asignadas la misma habitación y, por "un error de identificación durante el proceso de traslado", el miércoles 13 de enero se notificó el fallecimiento de una de ellas con la identidad equivocada, es decir, con la de su compañera.

Aparece por sorpresa

El entierro se celebró al día siguiente, pero los protocolos de la pandemia obligaron a que el ataúd permaneciera cerrado, por lo que la familia no pudo darse cuenta del error. Todo se descubrió cuando este sábado por la mañana, la mujer a la que habían dado por muerta volvió a ser trasladada de Pereiro de Aguiar al geriátrico de Xove, tras haber recibido el alta del Covid-19.

A raíz de este suceso, la Fundación San Rosendo lamenta "profundamente el desafortunado incidente" e informa que, tras conocer el error, "procedió inmediatamente a informar a las familias" y a enviar un escrito a los juzgados de Ourense y Viveiro para advertir de los hechos e iniciar los trámites para "repararlos".

Medidas de control

Además, esta entidad asegura que "ha reforzado las medidas de control y seguimiento de los usuarios que se trasladen de una residencia a otra", mientras que "ha incorporado una identificación más visual" cuando las personas son desplazadas.

"A pesar de la gravedad de estos hechos, que no tienen precedente, la Fundación quiere transmitir a las familias un mensaje de tranquilidad y confianza. Este es un hecho puntual, de entre los más de 100 traslados que se han realizado desde el pasado mes de diciembre a Os Gozos", concluye el comunicado.