Menú Buscar
La fábrica de Renault se encuentra en Villamuriel de Cerrato, Palencia

Absuelven de amenazas al exjefe de Renault que abroncó a un operario

Fue grabado mientras abroncaba a un operario en periodo de pruebas y despedido días después por la empresa

3 min

El Juzgado de lo Penal de Palencia ha absuelto de un delito de amenazas al exjefe de unidad de Renault en la fábrica de Villamuriel de Cerrato, Palencia, que fue grabado mientras abroncaba a un operario en periodo de pruebas y despedido días después por la empresa.

La jueza entiende que las expresiones del exjefe de unidad son reprobables pero no constitutivas de un delito de amenazas, porque no fueron pronunciadas con ánimo de amedrentar, atemorizar o coartar la libertad del operario.

En junio de 2016, el trabajador, un joven de 19 años, denunció los insultos y el trato degradante que había recibido de su jefe de sección. Él mismo grabó la conversación en la que podía escucharse a su jefe amenazándole con frases como: "te quedan aquí cuatro meses en los que vas a desear morirte", "por de pronto, lo que vas a hacer es irte unos días a tu casa" o "te pillo en la calle y te enteras".

Despedido de la empresa

La conversación fue difundida por los medios de comunicación y denunciada por las secciones sindicales de CCOO y UGT, y a los pocos días la dirección de Renault despidió al jefe de Unidad de la fábrica lamentando los hechos. 

Durante el juicio oral, el acusado reconoció haber utilizado las expresiones que constan en la grabación y reconoció también que fueron desafortunadas, pero que en ningún momento tuvo intención de causar mal alguno. También sostuvo que había llamado la atención al trabajador en varias ocasiones y que el día de los hechos "perdió los papeles", pero que en ningún momento quiso desear mal.

Seis meses de baja

El fiscal pedía un año de cárcel y la acusación particular dos años y 30.000 euros de responsabilidad civil por un delito de amenazas.

"Es una vergüenza que los jefes o jefecillos puedan amenazar, vejar y humillar a trabajadores en periodo de prueba", ha declarado la madre de la joven, recordando que a su hijo, que solo tenía 19 años en el momento de los hechos, le quedaba solo un día para acabar el periodo de prueba y bastaba con no haberlo contratado.

Por otra parte, ha subrayado que no se estaba juzgando si su hijo trabajaba bien o mal, sino la actitud de un superior con un trabajador en pruebas que, a raíz de los hechos estuvo seis meses de baja.