Menú Buscar
Serena Williams, dirigiéndose al árbitro en el Abierto de Estados Unidos / Reuters

Así desmonta Serena Williams a un árbitro de tenis machista

La jugadora estadounidense lee la cartilla al juez de silla y le recuerda que ella "nunca ha hecho trampas en su vida y nunca las hará"

09.09.2018 14:57 h.
3 min

La tenista Serena Williams destroza a un árbitro machista en el Abierto de Estados Unidos. La deportista estadounidense leyó la cartilla a un juez de pista, dirigiéndose a él y recordándole que "ella tiene una hija, que nunca ha hecho trampas y nunca las hará".

En un lance de la final del US Open que la enfrentaba a la japonesa Naomi Osaka, contra quien acabó perdiendo por 6-2 y 6-4, Williams dejó claro su temperamento y que no toleraría que la tildaran de mentirosa.

"Nunca hice trampas. Tengo una hija"

La contundente reacción en pista de Serena Williams se produjo después de que ésta recibiera un consejo de su entrenador y destrozara una raqueta al golpearla contra el suelo al perder un punto contra Osaka. En aquel momento, el árbitro impuso una advertencia a la tenista. Tras ello y en otro momento del partido, su entrenador intercambió algunas palabras con Williams. Entonces, el juez de pista le hizo perder otro punto (15-0).

Allí empezó todo. La tenista, de 36 años, indicó que su mánager, Patrick Mouratoglou, solo le había dejado ir un "Vamos". Se dirigió al árbitro, Carlos Ramos, y le recordó que "me debes una disculpa". Según ella, "nunca he engañado en mi vida. Tengo una hija y defiendo lo que es correcto". La también hermana de la deportista Venus Williams recordó al juez de silla entre lágrimas que "no hago trampas para ganar, prefiero perder".

"Sentí que era sexismo"

Tras el encuentro y ya más calmada, Williams explicó en rueda de prensa que Ramos le quitó un juego porque ella lo llamó "ladrón" y porque habló con su entrenador. Bajo su punto de vista, "otros tenistas hombres hacen comentarios similares durante los partidos, y reciben instrucciones de sus entrenadores. Nunca ví que los sancionaran. Lo entendí como una acción sexista", defendió.

Según ella, "estaba allí, defendiendo el derecho de una mujer a ser fuerte, y lo continuaré haciendo". Admitió que "no le salió del todo bien", aunque quizá "la siguiente tenista sí lo consigue".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información